Saint Jacob Netsvetov of Alaska (+1865) – The evangelizer of the Yup’ik Eskimo & Athabascan peoples of Alaska

http://alaskaofmyheart.wordpress.com

http://nativeamericansmetorthodoxy.wordpress.com

http://usaofmyheart.wordpress.com

ALASKA OF MY HEART

NATIVE AMERICANS MET ORTHODOXY

USA OF MY HEART

 

Saint Jacob Netsvetov of Alaska (+1865)

The evangelizer of the Yup’ik Eskimo & Athabascan peoples of Alaska

July 26

https://americaofmyheart.wordpress.com

AMERICA OF MY HEART

Saint Jacob Netsvetov, Enlightener of Alaska, was a native of the Aleutian Islands who became a priest of the Orthodox Church and continued the missionary work of St. Innocent among his and other Alaskan people. His feast day is celebrated on the day of his repose, July 26.

Father Jacob was born in 1802 on Atka Island, part of the Aleutian Island chain in Alaska. His father, Yegor Vasil’evich Netsvetov, was Russian from Tobolsk, Russia, and his mother, Maria Alekscevna, was an Aleut from Atka Island. Jacob was the eldest of four children who survived infancy. The others were Osip (Joseph), Elena, and Antony. Although not well off, Yegor and Maria did all they could to provide for their children and prepare them to live their lives. Osip and Antony were able to study at the St. Petersburg Naval Academy and then were able to become a naval officer and ship builder, respectively. Elena married a respected clerk with the Russian-American Company. Jacob chose a Continue reading “Saint Jacob Netsvetov of Alaska (+1865) – The evangelizer of the Yup’ik Eskimo & Athabascan peoples of Alaska”

Advertisements

Άγιος Ιάκωβος Νετσβέτωφ της Αλάσκας (+1865) – Ένας Αυτόχθονας Αμερικανός ιερέας που αγίασε (+1865) – Ο ιεραπόστολος των Εσκιμώων Γιούπικ – 26 Ιουλίου

http://alaskaofmyheart.wordpress.com

http://nativeamericansmetorthodoxy.wordpress.com

NATIVE AMERICANS MET ORTHODOXY

ALASKA OF MY HEART

1165625875_54_2.jpg

Η Νήσος Άτκα των Αλεούτιων Νήσων της Αλάσκας

όπου γεννήθηκε ο Άγιος Ιάκωβος της Αλάσκας

1165626092_54_2.jpg

1183470.jpg

Ο Ορθόδοξος Ναός του Αγίου Νικολάου στην Νήσο Άτκα

των Αλεούτιων Νήσων της Αλάσκας

4624373577_a79854dff4_b.jpg

Άγιος Ιάκωβος Νετσβέτωφ της Αλάσκας

Ένας Αυτόχθονας Αμερικανός ιερέας που αγίασε (+1865)

Ο ιεραπόστολος των Εσκιμώων Γιούπικ

26 Ιουλίου

http://synaxarion-hagiology.blogspot.com

SYNAXARION-HAGIOLOGY

Ό Άγιος Ιάκωβος Νετσβέτωφ της Αλάσκας γεννήθηκε από πατέρα Ρώσο και Άλεούτια μητέρα στή νήσο Atka της Αλάσκας τό 1802. Ολοκλήρωσε τις σπουδές του στήν ιερατική σχολή του Ιρκούτσκ στή Σιβηρία. Μετά τή χειροτονία του σε πρεσβύτερο, επέστρεψε στήν Αλάσκα, οπού επί τριάντα πέντε χρόνια άσκησε τά ποιμαντικά του καθήκοντα μεταξύ των αυτοχθόνων, υπό συνθήκες διαβιώσεως ιδιαιτέρως επισφαλείς, συνεχίζοντας ετσι τό έργο του άγιου Γερμανού [13 Δεκ.]. Μόλις τό επέτρεπε ο καιρός, επιβιβαζόταν σε εύθραυστα καγιάκ η φόρτωνε τις ισχνές του άποσκευές σε κυνήλατα ελκυθρα και συνοδευόμενος από μερικούς κατώτερους κληρικούς, ξεκινούσε τις ιεραποστολικές του περιοδείες γιά νά φωτίσει τούς διάσπαρτους αυτόχθονες πληθυσμούς των Άλεούτιων Νήσων. Διέδωσε επίσης τό φώς του Ευαγγελίου στή φυλή των Έσκιμώων Γιούπικ, oι όποιοι κατοικούσαν στήν κάτω κοιλάδα του ποταμού Γιούκον (μεταξύ 1845 και 1863). Υπήρξε ό δεύτερος Όρθόδοξος ιερέας πού τόλμησε να εισδύσει στις περιοχές αύτές, μετά τον Άγιο ίερομάρτυρα Ίουβενάλιο. Κι ενώ γενικά συναντούσε καλή υποδοχή και γρήγορα προσηλύτιζε τούς αυτόχθονες στήν αληθινή πίστη, πολλές φορές άντιμετώπιζε την έντονη άντίθεση των σαμάνων μάγων. Δεν ηρκείτο μόνο στο νά βαπτίζει τούς ιθαγενείς, αλλά φρόντιζε γιά την πνευματική ζωή του ποιμνίου του, διδάσκοντάς του τις στοιχειώδεις αρχές τής χριστιανικής ηθικής, πώς πρέπει κάνεις νά προετοιμάζεται για νά αξιωθεί νά κοινωνήσει των άχράντων Μυστηρίων, με την εξομολόγηση, τή νηστεία και την προσευχή. Μετέφερε μαζί του μία σκηνή που χρησιμοποιούσε πρόχειρα ώς ναό, όταν το ψύχος δεν έμπόδιζε τον εκκλησιασμό παγώνοντας τα Τίμια Δώρα. Όταν δεν βρισκόταν σε ιεραποστολικές περιοδείες, μετέφραζε την Καινή Διαθήκη στή γλώσσα των ιθαγενών ίδρυσε, μάλιστα, και ένα σχολείο. Προς τά τέλη του βίου του, έχοντας ταλαιπωρήσει την υγεία του σ’ αυτές τις περιοδείες, συκοφαντήθηκε από κάποιον άλλο ιεραπόστολο στον επίσκοπο Πέτρο, ό οποίος είχε διαδεχθεί τον άγιο Ίννοκέντιο [31 Μάρτίου]. Εκλήθη να παρουσιασθεί στή Σίτκα, έδρα της επισκοπής της Aλάσκας· απολογήθηκε και χωρίς δυσκολία κατόρθωσε να αθωωθεί. Μετά από πολλές περιπέτειες, παρέδωσε την αγία ψυχή του στη Σίτκα στις 26 Ιουλίου του 1865 και κατατάχθηκε επίσημα στους Αγίους της Ορθοδοξίας το 1994.

Πηγή:

Νέος Συναξαριστής της Ορθοδόξου Εκκλησίας

Εκδ. Ίνδικτος

atka2_1.jpg

Ο Ορθόδοξος Ναός του Αγίου Νικολάου

στη Νήσο Άτκα των Αλεούτιων Νήσων της Αλάσκας

Νήσος Atka, Αλεούτιοι Νήσοι, Αλάσκα, ΗΠΑ

korovin.jpg

Το ηφαίστειο Korovin της Νήσου Άτκα, Αλάσκα

images-1.jpg

1183468.jpg

Νήσος Άτκα, Αλάσκα

με τον Ορθόδοξο Ναό του Αγίου Νικολάου στο βάθος

του Αλασκινού χωριού

St. Jacob of Atka.jpg

Άγιος Ιάκωβος της Αλάσκας

ceb1ceb3-ceb9ceb1cebacf89ceb2cebfcf82-cf84ceb7cf82-ceb1cebbceaccf83cebaceb1cf82.jpg

αγιος ιάκωβος.jpg

st-jacob-of-alaska-e1318765020205.jpg

Juvenaly_of_Alaska.jpg

mr3__medium.jpg

4447000594_c03d514d7e_b.jpg

0924alaskansaints.jpg

Ο Άγιος Ιάκωβος της Αλάσκας 

& ο Άγιος Νεομάρτυρας Πέτρος ο Αλεούτιος

_____8021232_orig-2.jpg

8727156_orig.jpg

About Yoga – Journey to Orthodoxy

http://whataboutyoga.wordpress.com

WHAT ABOUT YOGA?

Free Falling by Dana McMullen's Imageroom.jpg

http://journeytoorthodoxy.com/?s=yoga

About Yoga

Journey to Orthodoxy

Fr. Philip Silouan Thompson, USA: Moving East – From Roman Catholicism & Protestantism to Orthodoxy

http://usaofmyheart.wordpress.com

http://romancatholicsmetorthodoxy.wordpress.com

ROMAN CATHOLICS MET ORTHODOXY

USA OF MY HEART

2.jpg

Walla Walla, Washington, USA

silouansmile.jpg

Moving East

by Philip Silouan Thompson

Sources:

http://journeytoorthodoxy.comHERE

JOURNEY TO ORTHODOXY

Fr. Phil Thompson is the author of the Silouan blog, an excellent site for information. He is also a well known iconographer in North American Orthodoxy, and this, his story, was taken from his own website http://silouanthompson.net

“They devoted themselves to the apostles’ doctrine and fellowship, to the breaking of bread and the prayers. Awe came upon every soul, because many wonders and signs were being done by the apostles. All who believed were together and had all things in common… Day by day, as they spent much time together in the temple, they broke bread at home and ate their food with gladness and simplicity of heart, praising God and having favor with all the people. And the Lord added to the church daily those who were being saved.” (Acts 2:42-47)

When I became a Christian in 1980, I was living with a Roman Catholic family and attending a Jesuit high school.

I attended Mass and religion classes, but on the whole I was underwhelmed by Christianity as it was presented.

I was growing more and more hungry for God, but the religion I saw seemed more irrelevant and sentimental than genuine or powerful.

So when I came to faith in Christ, I didn’t join any church at all.

I’d seen church.

Not interested.

It was over a year later that I was invited to a friend’s Evangelical church, and began attending regularly. Unlike the bored crowds I’d seen at Mass, these Pentecostals knew how to celebrate! I already knew how to enjoy a concert – dance to the music, wave your arms in the air, sing along, get lost in the good feeling – so I already knew how to join in a Pentecostal worship service. I loved it; here was a community characterized by enthusiasm and love for Christ, and motivated by concern for the souls of the world.

I worked with evangelistic teams in jails and street ministry, and later I moved to Washington State with the goal of training for overseas missionary work. That goal was never fulfilled, but I continued to be involved in ministry, visiting nursing homes, preaching and volunteering at the local rescue mission, and later teaching Sunday school and serving on the worship team. When I had the opportunity to attend Bible school, it seemed a natural next step.

In school we were encouraged to search the Scriptures and question everything until we found it in the Bible. Some of what I was taught I rejected; most I accepted. Every Protestant has to judge for himself what he will believe. If you’d asked, I’d have said my acceptance or rejection of any doctrine or practice was always based on the text of Scripture. What I would have meant was: based on the norms of evangelical interpretation of Scripture. After all, nobody can read without interpreting. The text of Scripture doesn’t interpret itself without our involvement. Otherwise no one would ever disagree on the meaning of

“Eat My body, drink My blood”

or

“you must be born again.”

So I rejected notions like the real presence of Christ in the Eucharist, and baptism as a sacrament — and for that matter the very idea of sacraments. I was taught that since the New Testament doesn’t specify the office of the episcopate as separate from the presbytery, then there’s no warrant for any kind of authority structure besides a board of elders or pastors. (The earliest Christians were all democratic, of course.)

While studying the history of Christianity, we examined the history recounted in the book of Acts and then spent a very brief time reading excerpts from the “Early Fathers” — the Christian writers from the first, second and third centuries. The brief passages we read were selected and presented without context, to convince us that the worship and beliefs of the earliest Christians were just like ours. After our quick visit with the early Fathers we fast-forwarded over the “dark ages” so as to concentrate on the Protestant Reformation.

I couldn’t have told you in detail what those early Fathers taught, but I could pin them down by name and century. The “To The Reader” preface in the 1611 King James Bible was full of quotes labeled “Irenaeus”, “Tertullian”, “Cyril of Jerusalem” – and now I had a little historical data to attach to each of those names. Sadly, though, we never spent much time reading those Fathers’ writings in context. What did stick with me from those summaries of the Fathers was the emphasis on being in Christ. The idea was planted in me that, if Christ united creation to Himself in His Incarnation, then our life’s goal must be to participate in His Life, like branches in the Vine, partaking of the divine nature, being transformed by the renewing of our minds. I was sure that Christ must be able not only to save us from hell (sin’s consequence) but actually to save us from sin.

In Evangelical Protestantism there was certainly room for that belief — but there was no concrete “therefore do this” to work out that kind of a vision of salvation. Instead, we taught people to pray a prayer, “get saved”, and then go get other sinners saved.

Over time I saw churches buy into one program after another, designed to mobilize believers to share their faith, and to “disciple” the people who responded. But while I participated in many evangelistic events over the years — rallies, revivals, concerts, street evangelism — and saw a lot of genuine desire to bring people to Christ, I became dissatisfied with the proportionately small amount of time and effort that went into what was called “follow-up.” Even the name “follow-up” reveals the underlying assumption that the primary task has been accomplished when a nonbeliever makes a confession of faith in Christ.

All that’s left (all!) is the lifetime task of uniting him to the people of God, teaching him who his Savior is, and instilling in him a whole new lifestyle. We believed the Great Commission was addressed to us, but all our effort seemed to be going into helping people start their Christian walk; we were much less successful in teaching Christians concrete, realistic ways to live out a life that increases in grace, wisdom, and holiness. I rarely ever heard any practical, useful teaching on just how to make war on the desires of the flesh so as not to be dragged away by lustful greed and crass American consumerism. Too often, new Christians were told little more than to “read your Bible and pray.” Hardly what Christ meant by “Go make disciples”!

When emphasis was given to accountability or concrete disciplines that might help a Christian persevere to the end and so be saved, there were often complaints that we were majoring on minors, getting distracted from evangelism, engaging in manipulation — and above all, that we were doing something different from standard Pentecostal practice.

Particularly frustrating was the fact that we had to invent or try out discipleship programs, since our independent-minded Protestant history had not provided us with any kind of historical disciplines. How, exactly, do we teach our new believers even basic disciplines like prayer, Bible reading, almsgiving, fasting, accountability or self-denial? What concrete, specific steps have been proven over time to develop these very basic disciplines? We hadn’t received anything like that from the early Church; outside of the Scriptures themselves, we lived as though nothing of the early Christian life had survived from those long-ago saints until today.

Our ideas of how to accomplish discipleship were all only decades old, because we really had no history. We zealously defended the faith of our fathers as we understood it, but our vision of “normal Christianity” really stretched back only about a hundred years.

In the mid 1990’s our church started a Vietnamese mission congregation. When they invited me to be their pastor, I took very seriously the responsibility to present the word of God as it is, not merely my beliefs about it; and I knew that God’s people need to worship Him acceptably. Beginning to realize the lack of historical depth or context to my Christianity, I began reading more widely, looking for wisdom and inspiration in the writings of the people who were the ancestors of our Pentecostal tradition: the great American and Welsh revivalists, the Salvation Army, the Keswick “deeper life” writers, the Pietists, the Puritans.

I visited friends’ churches — Presbyterian, Reformed, Episcopal, and others. Those visits impressed me with how many very different things are called “worship”. This is when I began the study that I had no idea would eventually lead me to Orthodoxy — a study to answer the question: What exactly is worship? In the Reformation, the altar was moved from the center of attention and the pulpit took first place, reflecting a fundamental shift in the definition of worship – from personal participation in Christ, to hearing a preached sermon. And in our modern Pentecostal tradition, the pulpit could be dispensed with entirely, as the guitars and drums took center stage and music became the defining feature of what we called worship.

Amid all those changes of focus and shifting meanings of the word “worship”, I had to wonder how much of what we do in church today is just a reflection of our transient culture? How much is authentic? What is common to the church’s experience of worship through history? I didn’t want to invest time and prayer into something that would be meaningless in a generation, or irrelevant outside my cultural context.

One week, in a home study group, as we were reading through Acts, I taught on Acts 2:42-47. That passage affected me deeply — the church was just being the church and the Lord was adding to their numbers those who were being saved. People were encountering Christian fellowship and being drawn into it — and in that environment they were meeting Christ. Communal worship, prayer, and mutual submission were the methods they used to make disciples. And when they expanded outside Judea, they continued to make disciples, with this same culturally-alien, ethnic Jewish variety of synagogue liturgy. (This was not a user-friendly, seeker-sensitive church!)

As we studied the end of Acts chapter 2, I grew increasingly frustrated. I knew this kind of congregational life and devotion must be key to establishing authentic Christian fellowship — but the New Testament just does not give a divine blueprint for building the Church! Paul and Peter, James and Jude assume the Church is already established and needs only their specific corrections. I could see that we modern folks were missing the mark; I decided I had to go back and re-read the documents of the early church. I still remembered the names of those early Christian Fathers of the first and second century — surely in their writings I’d find insights I could apply to our congregation. Unfortunately it wasn’t that simple.

Like most Protestants I knew, I had been taught that the early Church was just like us …but then after the first few centuries, the church began to go all weird and liturgical and hierarchical. And then when Constantine legalized Christianity, that was the last nail in the coffin: The church became virtually extinct for the next 1200 years, till the Protestant Reformation. I figured that if my reading stayed way back in the Church’s first century or two, before the time serious corruption could set in, I should be able to read the comments of men who had been taught by the Apostles, who wrote to churches the Apostles had pastored.

They should shed some light on how our democratic, charismatic, nonsacramental congregation could live out the kind of life described in the book of Acts.

Right?

To put it mildly, these writers shocked me. After only a little reading — Ignatius, Justin Martyr, and the Didache, for starters — it was evident that the early church, even in the late first century, practiced liturgical worship. To them this was the normal Christian life. I was unprepared for these second- and first-century writers to be discussing bishops and liturgy, and calling the “Eucharist” the body of Christ.

They didn’t just sit in a circle in their bluejeans and talk about Jesus; they practiced a liturgy they’d inherited from the synagogue, and they celebrated Communion – the Eucharist – gathered around a bishop and presbyters and deacons. By 150AD, Justin Martyr could describe the outline of the liturgy in order; and by the early 200’s Hippolytus wrote out the texts of the prayers everyone used.

And the rest of the Christians around them thought this was nothing out of the ordinary!

What these “early Christian Fathers” wrote was not refuted or destroyed, but rather preserved, copied, and distributed to the churches during the lifetime of the Apostles. Heretical writings were denounced and destroyed, but these writings were considered normal by Christians in John’s or Paul’s churches.

What did these early Christian Fathers have to say? Within a decade of John’s death, his disciple Ignatius of Antioch wrote to the Church of Philadelphia:

If any man follows him that makes a schism in the Church, he shall not inherit the kingdom of God… Be eager, therefore, to keep one Eucharist. For there is one flesh of our Lord Jesus Christ and one cup for union with His blood; one sanctuary; as there is one bishop, together with the presbytery and the deacons my fellow servants. So that, whatever you do, you do it in according to the will of God.

And a few years later, the Christian apologist Justin (later known as Justin Martyr) wrote regarding Christian worship:

And this food is called among us Eucharist, of which no one is allowed to partake but the man who believes that the things which we teach are true, and who has been washed with the washing that is for the remission of sins, and unto new birth, and who is so living as Christ has enjoined. For not as common bread and common drink do we receive these; but… we been taught that the food which is blessed by the prayer of His word, and from which our blood and flesh by transmutation are nourished, is the flesh and blood of that Jesus who was made flesh.

In fact, without exception, all the first- and second-century writers were starting to sound like they held an awfully “catholic” view of baptism, communion, and the church. Yet no one, even n the Protestant world, ever questioned the historicity of these ancient documents.

I read on from the earliest Fathers into the third and fourth centuries — Irenaeus, Athanasius, Basil. Where was the break I was expecting? Where was the change from congregational democracy and unstructured charismatic worship, to liturgical, hierarchical religion? That change was nowhere to be found; instead, it looked more like the writers of the first and fourth centuries were all on the same page, all in the same Church.

Of course there were variations of opinion, but all these ancient writers, from across the civilized world, shared the beliefs of those first-century teachers who’d written with the words of the Apostles still ringing in their ears.

The writers after Constantine didn’t differ materially from those before; instead there was a real sense of harmony among all the ancient writers I read; and an increasing dissonance as I compared their ancient beliefs to what I was accustomed to preaching.

Virtually all my concepts of worship and church government were turning out to be modern innovations. Before 1500, who had ever heard of democratic church government? Symbolic crackers and grape juice? An invisible church independent of the original apostles? Baptism that doesn’t really do anything? Thousands of years and thousands of miles removed from the apostles who wrote Scripture, with Greek a foreign language at best, by the dim light of archaeology, speculation, and changing winds of scholarship, I was in no position to judge the interpretations and teachings of these earliest Christians, who had learned their doctrine directly from the apostles. I had to start letting them judge me.

I experimented with adding liturgical elements in our services; but the results were unsatisfying to say the least. The Vietnamese Christians knew how they were used to doing church, and while they’d humor me in my liturgical notions, they were not about to significantly change their practices at this late date. As I realized the centrality of the Eucharist in early Christianity, we emphasized Communion more, and I found myself preaching against doctrines I had taught not too many months before — and in increasing disagreement with the other teachers in the congregation.

I had always believed my job as a mission pastor was to work myself out of a job. I had already been working toward turning the Vietnamese mission over to Vietnamese leaders. So I was glad to hand over most of the task of preaching to the Vietnamese leaders. I didn’t have much choice; preaching had become terribly difficult. My “Thus Saith The Lord” had gone away, and I felt like a fraud. The doctrines I’d taught were internally consistent — but not faithful to what the earliest Christians believed.

It was especially disturbing, in attempting to preach the Gospel as the early Christians did, that the early Christians didn’t seem to believe that a “decision for Christ” was the same thing as “salvation.” They all taught that salvation was a lifelong process, not a transaction or a legal fiction, and “he who perseveres to the end will be saved.” I had long believed I had a message that would save the world; now after seeing the sadly temporary results of much of evangelical preaching and discipleship, I couldn’t preach a simplistic “Get saved” gospel any more.

What was I supposed to invite people into? Ancient Christianity was all about the relationship of the member of the Church to Christ and His body; not about anybody’s “personal Savior.” Outsiders were invited to join the people of God, get aboard the ark, become a part of the body — not to individually “accept Christ” but to come and be accepted, healed, and sanctified in the community of believers.

Was there a place in the Assemblies of God for this kind of grace community to be found — or created? Could our congregation become a community I could invite someone to be immersed in and find the healing they need? I doubted it. Our modern Christianity was starting to look like something consisting primarily of words and ideas and unreal things that happen in a person’s head: Intellectual things like those derived from Bible study and sermon listening, or emotional things like born again experiences and charismatic events. Wasn’t there anything real, effectual, and tangible? Were justification, sanctification, and participation in the divine nature just concepts or “spiritual realities” unrelated to life as we live it, here and now? Nobody seemed to have an answer that they hadn’t just invented, or reconstructed out of Scriptural proof-texts pulled together in an attempt to guess what the apostles had meant. Unfortunately, the apostles were long dead and all we evangelicals had to work with was their letters.

About this time, I ran across a reference to “The Carpenter’s Company”, a Foursquare congregation that had converted en masse and become — get this — Eastern Orthodox. How bizarre! Aren’t the Orthodox just ethnic Catholics? What could possibly be attractive about that? I’d seen Catholicism, gone to Catholic school, lived with Catholic families… they may have started out with the Fathers, and kept some of the trappings of the original worship of the early Church, but their ever-evolving doctrines, military-style chain of command, and weird sentimental devotions didn’t look anything like the community Ignatius or Basil wrote about. Could these Foursquare folks have bought into a form of Catholicism? Following up on this incomprehensible conversion story provided a welcome distraction.

After reading a bit about Orthodoxy, I discovered that Orthodoxy and Catholicism are vastly different … and that these Orthodox people were way ahead of me! They had not only already thought of the ancient ideas I was trying on for size — they’d been working them out in detail, with all their implications, for a very long time. Suddenly my thinking didn’t seem so very “out there” at all; and evidently there were plenty of other Evangelicals coming to the same conclusions that Foursquare congregation did — and converting to Orthodoxy. As it turns out, it’s not uncommon lately for entire congregations to join the Orthodox Church. Congregations convert from a variety of backgrounds: Foursquare, Episcopal, Vineyard, and others.

I even read about the “Evangelical Orthodox”, an entire Protestant denomination that joined the Orthodox Church in 1987.

These converts claimed they were finding in Orthodoxy a community devoted to the disciplines and worship of ancient Christianity — not by restoring or reinventing it, but by receiving it as it had been practiced since the days of Peter and Paul. (Quite a claim, if they could back it up!) As it turned out, outside of the Western Roman Empire, there were no “dark ages”, but an unbroken chain of literate, articulate theologians who never forgot their roots.

As I read the Orthodox writers of the fifth, eighth, or twelfth centuries, I thought that they might be right — this was the same stream I’d been wading in while reading the early Fathers.

Discovering twentieth-century Orthodoxy was not entirely welcome. For all its warts I liked my denomination — there are some good men and women there, who sincerely love the Lord — and I loved the people I went to church with. I didn’t want to leave the church family I’d been part of for most of my Christian life. I made up my mind to incorporate the good parts of Orthodox spirituality into my life and stay what and where I was. Meanwhile, my curiosity got the best of me, I looked up an Orthodox church near me in Yakima, and took a Sunday off to go visit.

What can I say about Orthodox worship? It was reverent, intimate, repentant… alive with faith, strange yet oddly familiar. The liturgy had elements I recognized from the Catholic Mass and from popular “chant” CD’s, and it consisted mostly of praying a lot of Scripture. In fact they read and prayed more complete chapters of the Bible in a single service than I’d ever heard before in a church service. But what really struck me was how Jewish it was. The words of the prayers, the melodies the cantor used while chanting, the menorah up front — so many things reminded me of a synagogue service. (I already knew that Christian liturgy was adapted from first-century Jewish synagogue liturgy, but I hadn’t thought it would still be that way.) They hadn’t stopped offering prayers with incense; “Bow down” wasn’t a song lyric but a practical physical act; the women still wore head coverings; they still celebrated the body and blood of Christ — it seemed like they were out to practice all the verses I’d never highlighted in my Bible. This was very much not a modern American invention! I was hooked, and returned to visit Orthodox worship services again and again over the following months.

By contrast with the charismatic services I led every week, the Orthodox liturgies I attended were such a relief! There was no pressure to make every week fresh, unique and exciting. There’s not a lot of performance pressure on the cantor or clergy, because the whole church is the worship team. Personalities don’t affect the worship, and the prayers don’t depend on anyone’s subjective eloquence or how their week has gone. In the set form of the Liturgy was also, paradoxically, a sense of freedom I’d not experienced before: Because there are boundaries and the worshipers know what to expect, they are free to concentrate wholly on their common prayers. There’s no wondering what new thing the worship leader will ask us to do this week!

More important to me than the worship services was the fact that among Orthodox Christians, I’d found people who still practiced the same worship and disciplines described by Justin Martyr or Irenaeus or Hippolytus in the first or second century. They didn’t read a lot of Max Lucado or Dr. Dobson; instead they spent most of their time putting the earliest Christian writers’ advice into action. And I was vastly relieved to find out that they didn’t believe in purgatory, Mary as “co-redeemer”, indulgences, or infallible popes!

In mid 1998 I was introduced to an Orthodox church-planting team that had moved up from California to start an Orthodox community in Walla Walla. (These people were from the church that started out as the San Jose Vineyard and in the early 90’s wound up becoming St Stephen Orthodox Church.) They were doing all the things I promised myself I’d do if I ever was involved in starting another church. At the Vietnamese mission, we had started having services, and a church slowly coalesced and filled in the framework — but too many relationships were centered on the leaders.

Before you start having services, you need to already be a church!

There’s got to be a network of relationships and a common worship experience, a community, an environment where outsiders can come and encounter authentic fellowship and community. That’s what these church planters were doing. I began attending inquirers’ meetings in Walla Walla.

At the end of the year I found that I couldn’t remain in both worlds; I had to make a decision. As G.K. Chesterton wrote,

“I had heard that I was in the wrong place, and my soul sang for joy.”

With mixed emotions, I resigned from ministry and membership in Calvary Assembly of God. It was painful to leave behind friends and family in Christ; but it was also a relief to at last be free to wholeheartedly participate in the historic faith and worship I’d been dabbling in for the previous two years. I moved to Walla Walla to join in the life of the Orthodox community there, and on August 14, 1999 I was received into the Orthodox Church.

When a person enters the Church, they often are given the name of some hero of the faith who has finished the race triumphantly. I’ve always been inordinately proud of my knowledge, so it’s appropriate that for a patron saint I felt moved to choose Silouan of Mt Athos. St Silouan, a simple monk and all but illiterate, was consulted by pilgrims who sought out his wisdom and teaching on humility, obedience, and love. His life challenged me so much that I specifically wanted him praying for me today.

So I became Orthodox. And lived happily ever after? Well. The jury’s still out on that. A few years isn’t long enough to make a serious dent in a lifetime’s immersion in Western thought and independent self-inventing religion. I do know that, for the first time in my life, I’ve experienced long-term consistency in prayer, and personal accountability on a deeper level than I’ve ever known.

And, incidentally, far from relaxing carefree in a new level of freedom from sin, I’ve become much more conscious of the rebellion, selfishness, and pride that underlie so much of my way of living and thinking. But (our culture’s pop psychology to the contrary) guilt is not a burden to be rolled away and ignored; guilt means we’ve sinned and have the opportunity to repent. Compunction is good news! The practical how-to of repentance and humility is the place where Orthodoxy begins to show up as something different from every religion I know.

It’s after having been exposed to Orthodox preaching and teaching for a little while that I’ve begin to realize that in my life I have heard (and preached!) far more sermons on what the text of Scripture meant, than on how, practically and concretely, to live a life that leads to experiencing salvation from sin here and now. It’s much more common in many churches to hear exposition on the Sermon on the Mount than to hear usable, practical counsel from that Sermon on how to live, now, in the Kingdom. I can’t count how many vague sermons I’ve heard on “living in the Spirit” which never included a shred of practical instruction on what to do. In two thousand years the Orthodox have had time to prove what works for training the spiritual athlete to run the race to win.

Asceticism for me has quit being a word to describe crazed masochists, and has become part of my personal vocabulary. In Greek, askesis refers to athletic disciplines — and that’s a very apt metaphor for a Christian life that denies our nation’s cult of immediate gratification and materialism. Instead of seeing fasting as a heroic way to impress God when I want something from Him, fasting has become a regular part of the normal Christian life.

After all, Christ did say

“They shall fast”

and

“When you fast”

so self-denial is meant to be common to all Christians. When disciplines are received and obeyed they can lead to humility. Otherwise it’s just an exercise in self-will, where we independently decide what cross to carry, and we just feed our pride. It’s a challenge for me to submit to the wisdom of two millennia of Christians who Know What Works, instead of developing my own personal rule of prayer or devotion.

All that discipline, submission, and obedience is not the result of any desire to measure up to a standard that will make me acceptable to God. The fact is, we don’t need to measure up at all. God loves us as we are. Period. A friend of mine wrote in a recent letter:

Do we love Him? Fine, then: True Love doesn’t ask “what I need to do and how much I need to measure up.” True love simply does as much as it can, the max, and prays for the ability to do yet more. (“More Love to Thee, O Christ, More love to Thee!”)

What has surprised me in speaking with my Evangelical friends has been that often the Orthodox emphasis on active faith — obedience — comes across either as an attempt to earn God’s favor through works, or as “something extra”, something above and beyond what is needed for salvation. And that’s the biggest difference between the gospel I used to preach and the one I’m trying to live today. I’m not interested in identifying the minimum that’s “needed for salvation.” Given an infinite goal – transforming union with God – and given the foolishness, pride, and sin that still characterize me, I’m motivated to work out my salvation with fear and trembling.

And what ever happened to that vision of an Acts 2:42 church?

It might be surprising when you look at the surface of incense and icons and ancient melodies, but the kind of community described in Acts is happening here. The Lord is adding continually those who are being saved.

People encounter members of our community socially, get exposed to our way of life and of relating to one another (humility, mutual submission, prayer) and they are drawn by God to join us. Some of us are former Evangelicals, pastors, elders, what-have-you. But a number of our inquirers and catechumens are post-Christians who got burned out on church a long time ago, or normal people who have little church background at all.

Many of them have never before seen an atmosphere where absolutes are proclaimed, yet nobody points a finger — instead, we confess that we’re a bunch of hypocrites and sinners and we pray constantly for mercy and the grace of repentance.

I lean toward this vision not of evangelism but of community even more strongly as I’m painfully aware that I’m far from the godly example I’d like an unbeliever or non-Orthodox inquirer to encounter. No message is more credible than the messenger. I have a little credibility with the few people who know me well; they may or may not trust me when I tell them about the claims of Christ. But when they encounter a healthy community of faith, they see proof that Christ is among us.

Maybe it’s fitting that I started this piece speaking of my own individual experience but ended up talking about the Church. The promises and commands of Christ and the apostles are almost always in the plural. And while we can sin as individuals, we will be saved as members of Christ or not at all.

Fr. Philip Silouan Thompson

http://silouanthompson.net

http://silouanthompson.net/journey/

SILOUAN

“We, unwise and with the meagerness of our intelligence, with God’s help have written this as a reminder to myself and to others of similar mind… If there is anything found here not pleasing to God and not helpful to souls because of my foolishness and ignorance, let it be not so, but may the will of God perfect it and make it well-pleasing. I ask pardon or beg that, if anyone should find anything else more practical and useful, then let him do it and we shall be glad and rewarded. If anyone should find from these writings some help, let him pray for me a sinner that I may obtain mercy before God.” — St. Nil Sorsky

Η πορεία του Αμερικανού Matthew Gallatin από τον Προτεσταντισμό στην Ορθοδοξία

http://usaofmyheart.wordpress.com

USA OF MY HEART

1473317365176702.png

Θά παρακολουθήσουμε τήν πορεία τοῦ Αμερικανού Matthew Gallatin πρός τήν Ὀρθοδοξία:

«Στά 23 μου χρόνια βρέθηκα νά ἐργάζωμαι, ὄντας λαϊκός, ὡς βοηθός τοῦ διευθυντή τῆς ἀντβεντιστικῆς νεολαίας τῆς εὐρύτερης περιοχῆς μίας μεγάλης πόλεως. Μέ τήν ἰδιότητα αὐτή δίδασκα στήν τάξι τῶν νέων μιᾶς ἀπ’ τίς τοπικές ἐκκλησίες κάθε Σάββατο πρωΐ.

Ἕνα Σάββατο, νωρίς τό πρωΐ, προετοίμαζα μία σέ βάθος μελέτη κάποιου δογματικοῦ ζητήματος. Καθώς μελετοῦσα προσεκτικά ἕνα θέμα προσπαθώντας νά βρῶ κάποιο τρόπο νά τό ἐξηγήσω σέ μία ὁμάδα ἐφήβων, ἕνα ἐρώτημα ξέσπασε μέσα στήν ψυχή μου. Ἀπρόβλεπτα καί τόσο εὐκρινῶς σάν κάποιος νά μοῦ μιλοῦσε, ἦλθε τό ἐρώτημα: Γνωρίζεις τί πιστεύεις;

Φυσικά! , ἀπάντησα δυνατά. Θυμᾶμαι ὅτι ταράχθηκα μ’ αὐτή μου τήν ἀντίδρασι. Αὐτή τήν ἀπάντησι ἀπαιτοῦσε πάντως τό ἐρώτημα. Ἐξίσου αἰφνιδιαστικά ἡ ἴδια φωνή μοῦ ἀποκρίθηκε: Ναί! Γνωρίζεις τί πιστεύεις. Εἶναι, ὅμως, ἡ ἀλήθεια;

Μπορῶ ἀκόμη νά θυμηθῶ πῶς ἐκεῖνα τά λόγια ἀντήχησαν στό μυαλό μου. Ἀπείρως, ὅμως, πιό δυνατή ἀπ’ τά λόγια αὐτά ἦταν ἡ ὄμορφη, ἀπό καιρό λησμονημένη παρουσία, ἡ ὁποία μέ περιέβαλε ἐκείνη τή στιγμή —ἡ ἴδια τήν ὁποία εἶχα αἰσθανθῆ ὅταν ἤμουν μικρό παιδί. Ἄρχισα νά κλαίω μέ νοσταλγία, μέ ταπείνωσι καί μετάνοια, μέ ἀγάπη καί χαρά. Ξαφνικά ὁ Ἰησοῦς τῆς παιδικῆς μου ἡλικίας παραμέρισε τά θεολογικά πέπλα τά ὁποῖα εἶχα ὑφάνει γύρω ἀπ’ τήν καρδιά μου —ὅπως λέει ὁ ἴδιος: «ὁ ζωντανός Ἰησοῦς πού βρισκόταν ἁπλά δίπλα μου, εἶχε προηγουμένως ἀντικατασταθῆ ἀπό ἕνα θεολογικό πορτραῖτο»— καί γι’ ἄλλη μία φορά ἦταν ἐκεῖ, δίπλα μου. Πόσο ὑπέροχο ἦταν νά αἰσθάνωμαι τό ἄγγιγμά Του!

Τά χρόνια ὡστόσο μέ εἶχαν φθείρει. Νομίζω, δέν ἤξερα πιά πῶς νά ἔχω τήν παιδική ἐκείνη ἁπλότητα. Ἡ παρουσία Του σύντομα ξεθώριασε στήν ψυχή μου. Ἔμεινε μόνο νά ἠχῆ τό ἐρώτημα: Εἶναι αὐτό τό ὁποῖο πιστεύεις ἡ ἀλήθεια;

Πολλές φορές μοῦ ἔρχεται ὁ πειρασμός ν’ ἀναπολῶ ἐκείνη τή στιγμή καί νά εὔχωμαι ὁ Θεός νά μέ εἶχε φωτίσει νά κατανοήσω τότε ὅλα τά ὄμορφα πράγματα τά ὁποῖα γνωρίζω σήμερα. Θά γλίτωνα περίπου 30 χρόνια συγχύσεως κι ἀγῶνα στήν πορεία μου γιά τήν ἀνακάλυψι τῆς ἀπαντήσεως σ’ αὐτό τό ἐρώτημα. Ἀλλά μέ τήν ἀγάπη Του, τήν εὐσπλαγχνία Του καί τή θεία Του πρόνοια ὁ ἀγαπημένος μας Χριστός ἀποφάσισε πώς τό ταξίδι μου πρός τήν ἀλήθεια θά ἔπρεπε νά εἶναι μακρύτερο».

Στή συνέχεια ἀναγράφει μιά σειρά ὀρθῶν σκέψεων περί Ἐκκλησίας: «Ἄν ὑπῆρχε κάποιος πού πραγματικά γνώριζε τήν πλήρη ἀλήθεια, θά γινόταν… [ἔτσι νόμιζε στήν ἀρχή] ἀλαζόνας κι ἐγωϊστής καυχώμενος: “Ἐγώ γνωρίζω τήν ἀλήθεια, ἐνῶ ἐσεῖς ἁπλά νομίζετε ὅτι τή γνωρίζετε!”. Μία στιγμή, ὅμως! Ἡ ἁπλή γνῶσι τῆς ἀληθείας δέν φέρνει αὐτόματα ἀλαζονεία. Γνωρίζω, π.χ., ὅτι ὁ ἥλιος ἀνατέλλει ἀπ’ τήν ἀνατολή. Γνωρίζω ἐπίσης ὅτι τό αὐτοκίνητό μου χρειάζεται βενζίνη γιά νά κινηθῆ. Τίποτε ἀπ’ αὐτά, ὅμως, δέν μέ γεμίζει μέ ὑπεροψία. Τό ἀληθινό εἶναι ἐξίσου ἀληθινό γιά ὅλους καί ἡ ἐπίγνωσί του δέν μέ ὁδηγεῖ στόν ἐγωϊσμό. Ἀντιθέτως, ἡ γνῶσι αὐτή μοῦ δείχνει ὅτι δέν ἔχω ἐγώ τόν ἔλεγχο τῶν πραγμάτων. Ὅτι ὑπάρχουν πράγματα τά ὁποῖα δέν μπορῶ ν’ ἀλλάξω κι ὅτι ὁ κόσμος ἔχει ἕνα τρόπο λειτουργίας, στόν ὁποῖο δέν ἔχω ἄλλη ἐπιλογή παρά νά ὑποταχθῶ (ἐκτός ἄν ἐπιθυμῶ νά υἱοθετήσω τήν ἀνοησία καί τίς συνέπειές της)».

«Ἄν κάθε ὁμάδα ἤ ὁμολογία κατέχη μόνο ἕνα τμῆμα τῆς ἀληθείας [ὅπως πιστεύουν οἱ Προτεστάντες καί οἱ προτεσταντίζοντες δικοί μας], τότε ὅλα τά ὑπόλοιπα πιστεύω τους πρέπει ν’ ἀποτελοῦν πλάνη. Θά ἔπρεπε, λοιπόν, νά θεωρήσω ὅτι ὁ Θεός εἴτε θέλει εἴτε ἀναγκάζεται νά ἐκτελέση τό σχέδιό Του γιά τήν ἀνθρωπότητα χρησιμοποιώντας ψέματα. Ὁ ἀπόστολος Παῦλος μᾶς βεβαιώνει, ὅμως, ὅτι ὁ Θεός εἶναι “ἀψευδής”(Τίτ 1, 2). Αὐτό ἦταν ἀρκετό νά μέ κάνη νά ἐγκαταλείψω τήν ἰδέα ὅτι ὁ Θεός ἔχει ἀποφασίσει, δῆθεν γιά δικό μας καλό, νά μᾶς κρύψη τήν πλήρη ἀλήθεια».

«Ἄν ἡ εἰλικρίνεια ἀρκεῖ γιά νά σωθῆς, τότε κάθε βουδιστής, ταοϊστής, μουσουλμάνος, ἰνδουϊστής ἤ εἰδωλολάτρης πού εἶναι εἰλικρινής στήν πίστι του μπορεῖ νά ἰσχυρισθῆ τό ἴδιο γιά τή σωτηρία, ὅπως κι ἕνας εἰλικρινής χριστιανός. Αὐτό θ’ ἀναιροῦσε τά λόγια τοῦ Ἰησοῦ ὅτι “οὐδείς ἔρχεται πρός τόν Πατέρα εἰ μή δι’ ἐμοῦ (: παρά μόνο μέσῳ Ἐμοῦ)”(Ἰω 14, 6) καί τή διαβεβαίωσι τοῦ ἀποστόλου Πέτρου ὅτι ὁ Ἰησοῦς εἶναι τό μόνο ὄνομα “ὑπό τόν οὐρανόν τό δεδομένον ἐν ἀνθρώποις ἐν ᾧ δεῖ σωθῆναι ἡμᾶς (: μέ τό ὁποῖο εἶναι δυνατό νά σωθοῦμε)”(Πρξ 4, 12). Μπορεῖ ἑπομένως νά εἴμαστε μέν εἰλικρινεῖς ἀλλά σέ λάθος δρόμο!».

«Πῶς μπορῶ νά θεωρήσω ὅτι ἕνας ἀρμινιανός κι ἕνας καλβινιστής μποροῦν καί οἱ δύο νά ἔχουν γνήσια σχέσι μέ τόν ἀληθινό Θεό, ἄν ὁ Ἰησοῦς Χριστός δέν μπορῆ νά εἶναι διαφορετικό πρόσωπο γιά διαφορετικά ἄτομα; Ὁ ἀπόστολος Ἰάκωβος, ὅμως, εἶναι ἀρκετά σαφής στό συγκεκριμένο θέμα. Στό Θεό “οὐκ ἔνι παραλλαγή ἤ τροπῆς ἀποσκίασμα (:δέν ὑπάρχει ἀλλοίωσι ἤ σκιά λόγῳ μεταβολῆς)”(Ἰακ 1, 17). Ὁ ἀπόστολος Παῦλος μᾶς βεβαιώνει ἐπίσης ὅτι ὑπάρχει ἕνας Θεός, ἕνας Κύριος, μία πίστι, μία ἐλπίδα (Ἐφ 4, 4-6). Πῶς εἶναι δυνατόν, λοιπόν, ὁ πνευματικός σχετικισμός νά ἔχη θέσι στή χριστιανική πίστι;».

«Ὁ Θεός θέλει νά εἴμαστε ἕνα μ’ Αὐτόν (Ἰω 17, 21-22). Κι Αὐτός εἶναι ἡ Ἀλήθεια. Εἶναι δυνατό νά διασπείρη ὁ Θεός ψήγματα ἀληθείας στίς ὁμολογίες τοῦ προτεσταντισμοῦ κρύβοντάς τες προσεκτικά μεταξύ ἐλλιπῶν ἀληθειῶν κι ἐσφαλμένων ἰδεῶν; Ὄχι! Ὁ Θεός δέν συσκοτίζει —ἐκ φύσεως δέν μπορεῖ νά συσκοτίση— τήν ἀλήθεια μέ ψεύδη».

«Σκεπτόμουν διάφορα πράγματα τά ὁποῖα γνωρίζω ὅτι εἶναι ἀληθινά: Τή φωτιά, τό φύσημα τοῦ ἀνέμου, τήν πλημμυρίδα καί τήν ἄμπωτι. Καί εἶδα ὅτι αὐτό πού καθιστᾶ κάτι ἀληθινό δέν μπορεῖ νά εἶναι σχετικό. Δέν μπορεῖ νά διαστρεβλωθῆ ἤ νά ἰδωθῆ ἀπό διαφορετικές ὀπτικές γωνίες. Οἱ προσωπικές πεποιθήσεις μου γι’ αὐτό εἶναι ἄνευ σημασίας. Οἱ ἐπιλογές μου εἶναι δύο: Νά τό ἀποδεχθῶ ἤ νά τό παραβλέψω. Συνεπῶς ἡ ἀλήθεια περί τοῦ Θεοῦ πρέπει νά εἶναι ἡ πιό ἀντικειμενική ἀλήθεια πού ὑπάρχει».

«Ὅταν πηγαίνουν στήν ἐκκλησία δέν ἀκοῦνε ποτέ τόν πάστορα νά διαβάζη ἐπί 40 λεπτά τήν Ἁγία Γραφή. Τόν περισσότερο χρόνο τόν ἀφιερώνει στήν ἑρμηνεία της. Γιατί; Διότι γιά νά διδάξη, νά συγκινήση καί ν’ ἀποκαλύψη τό Θεό στούς πιστούς, πρέπει νά ἑρμηνεύση τήν Ἁγία Γραφή. Γι’ αὐτό κι ἐμεῖς προσευχόμαστε αὐτός πού κηρύττει νά “ὀρθοτομῆ τόν λόγον τῆς ἀληθείας”(Β´ Τιμ 2, 15). Αὐτό πού εἶναι, λοιπόν, σημαντικό γιά ἕνα προτεστάντη δέν εἶναι ἁπλῶς τό sola scriptura (: μόνη ἡ Γραφή). Αὐτό πού στερεώνει τήν πίστι του καί πού τό ἐμπιστεύεται εἶναι ἡ ἑρμηνεία τήν ὁποία ὁ ἴδιος δίνει στό sola scriptura».

«Θυμᾶμαι ὅταν ἐξέφρασα σ’ ἕνα καθολικό φίλο μου τήν τρομερή ἐνοχή τήν ὁποία εἶχα αἰσθανθῆ, ὅταν συνειδητοποίησα ὅτι εἶχα περάσει ὅλη μου τή ζωή στηρίζοντας τή σωτηρία μου στήν πεποίθησι ὅτι ἡ δική μου ἀντίληψι περί Θεοῦ ἦταν ἡ σωστή. Πρός ἔκπληξί μου, χαμογέλασε μέ σημασία καί εἶπε: “Καταλαβαίνω. Ἐμεῖς οἱ καθολικοί ἔχουμε ἕνα παλαιό ρητό. ‘Οἱ προτεστάντες πιστεύουν ὅτι ὅλοι εἶναι ἀλάθητοι ἐκτός ἀπ’ τόν Πάπα!’”».

«Ὁ ἀπόστολος Παῦλος δέν κάλεσε τήν Ἐκκλησία νά θεολογῆ. Δέν προέτρεψε τά πνευματικά του τέκνα νά ἐξετάσουν διάφορα δόγματα καί νά υἱοθετήσουν αὐτό πού θά τούς φαινόταν πιό λογικό. Ἀντιθέτως, συμβούλευσε τούς πιστούς τῆς Θεσ/νίκης νά μείνουν ἀκλόνητοι καί νά κρατήσουν τίς παραδόσεις τίς ὁποῖες εἶχαν διδαχθῆ —τόσο ἐκεῖνες πού τούς μεταδόθηκαν μέσῳ ἐπιστολῶν ὅσο κι ἐκεῖνες πού διδάχθηκαν ἀπευθείας διά στόματος τῶν Ἀποστόλων [«Ἄρα οὖν, ἀδελφοί, στήκετε (: νά στέκεσθε ἀκλόνητοι) καί κρατεῖτε τάς παραδόσεις ἅς ἐδιδάχθητε εἴτε διά λόγου εἴτε δι’ ἐπιστολῆς ἡμῶν»(Β´ Θεσ 2, 15)]. Προσπαθῆστε, παρακαλῶ, νά τό καταλάβετε αὐτό. Γιά ἕνα σύγχρονο χριστιανό πού θέλει ν’ ἀπαντήση στό ἐρώτημα, πῶς γνωρίζω ὅτι αὐτό στό ὁποῖο πιστεύω εἶναι ἡ ἀλήθεια, τά λόγια αὐτά τοῦ ἀποστόλου Παύλου εἶναι ἀπ’ τά πιό σημαντικά πού ἔχουν γραφῆ. Κατά τά λόγια του αὐτά, ἕνας μόνο τρόπος ὑπῆρχε νά γνωρίζουν οἱ πρῶτοι χριστιανοί ὅτι βρίσκονται μέσα στήν ἀλήθεια: Νά μποροῦν νά ποῦν χωρίς ἐνδοιασμούς, “πιστεύουμε κι ἀκολουθοῦμε αὐτά πού ἡ Ἐκκλησία τοῦ Χριστοῦ πιστεύει κι ἀκολουθεῖ ἀπ’ τήν ἵδρυσί της∙ ἀπ’ τή μέρα τῆς Πεντηκοστῆς”».

Ἐπανερχόμασθε στήν πορεία του πρός τήν Ὀρθοδοξία:

«Ὡς προτεστάντης πίστευα ἀκράδαντα ὅτι ἡ Ἐκκλησία τοῦ Χριστοῦ εἶχε ἀρχίσει νά καταποντίζεται μέσα σέ μία ἤ δύο γενιές ἀπ’ τήν ἴδρυσί της. Ἤμουν ἐπίσης πεπεισμένος ὅτι ὁ Ἰησοῦς στεκόταν γιά περίπου 1500 χρόνια σχετικά ἀδύναμος ἀπέναντι στά διεφθαρμένα σχέδια ἀνθρώπων πού ἦταν μέν διάδοχοι τῶν Ἀποστόλων ἀλλά εἶχαν πραγματικά βαλθῆ νά καταστρέψουν τήν Ἐκκλησία τοῦ Χριστοῦ —ἀκόμη κι ἄν πολλές φορές μαρτυροῦσαν στ’ ὄνομά Του. Ὡς προτεστάντης πίστευα ὅτι ὁ Χριστός εἴτε δέν ἤθελε εἴτε δέν μποροῦσε νά κάνη ὁτιδήποτε, καθώς ἔβλεπε ἑκατομμύρια ἀνθρώπους πού νόμιζαν ὅτι εἶναι χριστιανοί νά ζοῦν καί νά πεθαίνουν μέσα στήν πλάνη. Μέ τήν ἔλευσι τοῦ προτεσταντισμοῦ, πίστευα, ἡ Ἐκκλησία τοῦ Χριστοῦ ἔγινε δύναμι πού μποροῦσε ν’ ἀντισταθῆ στίς πύλες τοῦ Ἅδου.

Θυμᾶμαι τή μέρα κατά τήν ὁποία συνειδητοποίησα ὅτι εἶχα ζήσει ὅλη μου τή ζωή σ’ αὐτή τήν τρομερή ἀπιστία. Πῶς μποροῦσα νά πιστεύω ὅτι ὁ Κύριός μου εἶναι τόσο ἀνίσχυρος; Εἶχα πιστέψει ὅτι μποροῦσε νά μέ σώση, ἀλλά ὅτι ἦταν ἐντελῶς ἀδύναμος νά διατηρήση τήν ἀλήθεια στούς πιστούς Του ἔστω καί γιά μία μόνο γενεά. Πόσο ἀδύναμος κι ἀδιάφορος πίστευα ὅτι ἦταν ὁ Κύριός μας Ἰησοῦς Χριστός! Πέφτοντας στά γόνατα καί κλαίγοντας πικρά, μετανοιωμένος γι’ αὐτή μου τήν ἄγνοια, Τόν ἱκέτευσα νά μέ συγχωρήση.

Μεμιᾶς γέμισε ἡ ψυχή μου ἀπ’ τή γεμάτη ἀγάπη παρουσία Του. Γιά πρώτη φορά μετά ἀπό πολύ καιρό ἄκουσα τή σιωπηλή φωνή Του. Μή δειλιάσης, τώρα, Ματθαῖε. Δέν εἶσαι μακρυά ἀπ’ τή Βασιλεία Μου, εἶπε. Στά κατάβαθα τῆς ψυχῆς μου καί μέ ὅση δύναμι μπόρεσα νά συγκεντρώσω Τοῦ ὑποσχέθηκα ὅτι δέν θά ἤμουν πιά τυφλός κι ἄπιστος»(σ. 107).

Κάποιος φιλόσοφος φίλος του τοῦ τόνισε: «Ἡ Ἀνατολική Ὀρθόδοξη Ἐκκλησία. Ξέρεις, πρέπει νά ξεκαθαρίση κανείς ὅτι οἱ προτεστάντες μεταρρυθμιστές ἐπαναστάτησαν ἐναντίον τῶν ἐκτροπῶν τῆς ρωμαιοκαθολικῆς ἐκκλησίας. Προσωπικά, πιστεύω ἀκράδαντα ὅτι ἄν ὁ Μαρτίνος Λούθηρος εἶχε στραφῆ στήν Ἀνατολική Ὀρθοδοξία, δέν θά ὑπῆρχε προτεσταντική μεταρρύθμισι. Διότι δέν θά ὑπῆρχε μέσα στήν Ὀρθοδοξία λόγος διαμαρτυρήσεως γιά κάτι».

Στή συνέχεια ἀναγράφει τί αἰσθάνθηκε ὅταν πρωτοβρέθηκε στήν Ὀρθόδοξη Λειτουργία: «Ἐκείνη τήν εὐλογημένη στιγμή, καθώς ἡ Ἀλήθεια καί ἡ Ἀγάπη δρόσιζαν τήν ψυχή μου, θυμήθηκα τήν ἐρώτησι τήν ὁποία ὁ Ἰησοῦς μοῦ εἶχε θέσει πρίν περίπου 30 χρόνια, στό ξεκίνημα αὐτοῦ τοῦ μακρινοῦ κι ἐπιπόνου ταξιδιοῦ: Ματθαῖε, εἶναι αὐτό τό ὁποῖο πιστεύεις ἡ ἀλήθεια; Μετά ἀπό τόσο καιρό αἰσθάνθηκα ὅτι ἐπιτέλους μποροῦσα νά Τοῦ ἀπαντήσω. Μέσα στό λιβάνι καί τίς ὄμορφες προσευχές τῆς Λειτουργίας κοίταξα δακρυσμένος πρός τό θυσιαστήριο καί ψιθύρισα: Ναί, Κύριε! Ἡ ἀλήθεια εἶναι.

Καί τότε, τόσο καθαρά, ὅσο οὐδέποτε ἔχω ἀκούσει λέξεις νά προφέρωνται, μοῦ ἀποκρίθηκε ἥσυχα: Ματθαῖε, ἐδῶ βρίσκεσαι πιά στό σπίτι σου».

Καί τελειώνει μέ μιά σειρά, ἀκόμη, ἀπό ὀρθές σκέψεις, σχετικά μέ τήν Ὀρθοδοξία τώρα: «Τό νά στέκεσαι ἔξω ἀπ’ τήν Ἐκκλησία καί νά τελῆς τά μυστήριά της, εἶναι ἀνάλογο μ’ ἕνα νεαρό, ὁ ὁποῖος βρίσκεται σ’ ἕνα λιβάδι παίζοντας baseball καί φαντάζεται τόν ἑαυτό του μέσα στό Yankee Stadium. Μπορεῖ νά εἶναι φανατικός φίλος τοῦ ἀθλήματος καί νά ἔχη ὅλα τ’ ἀπαραίτητα γιά νά θεωρῆται παίκτης —τό ρόπαλο, τή μπάλα, τό γάντι, ἀκόμη καί τήν ἀπαιτούμενη δεξιότητα. Μέχρι, ὅμως, νά μπῆ σέ ὁμάδα, παίζει baseball μόνο στή φαντασία του».

«Ἕνα παράδειγμα ἀπ’ τήν κλασσική περίοδο τῆς δυτικῆς μουσικῆς. Στή μουσική αὐτή οἱ συνθέτες ἔπρεπε νά τηροῦν ἀρκετά αὐστηρούς μορφολογικούς κανόνες γιά τά ἔργα τά ὁποῖα συνέθεταν. Ἄν δέν συμμορφώνονταν μ’ αὐτούς, τά ἔργα τους δέν θά γίνονταν ἀποδεκτά ἀπ’ τό εὐρύ κοινό. Ὡστόσο, ἀκόμη καί μέσα στά πλαίσια ἐκείνων τῶν κανόνων, ἀναδεικνυόταν ἡ προσωπικότητα διαφόρων συνθετῶν. Ὁ Mozart κι ὁ Haydn ἔγραψαν καί οἱ δύο σύμφωνα μέ τούς ἴδιους τύπους, καί ὅμως, ἦταν ξεκάθαρα διαφορετικοί συνθέτες.

Ἔτσι εἶναι καί τά μυστήρια. Ἔτσι πρέπει νά εἶναι δεδομένης τῆς διπλῆς τους ἀποστολῆς νά ἑδραιώσουν τόν ἄνθρωπο σέ μία μοναδική σχέσι ἀγάπης μέ τό Θεό, ἑνώνοντας ταυτόχρονα ὅλους τούς πιστούς μεταξύ τους…

Φαντάσου πῶς εἶναι νά γνωρίζης ὅτι εἶσαι ἕνα μέ διακόσια ἑκατομμύρια ἀνθρώπους σ’ αὐτό τόν πλανήτη. Ὅλοι προσευχόμασθε μέ τίς ἴδιες ἀκριβῶς προσευχές. Οἱ ἴδιοι ὕμνοι ἀναπέμπονται ἀπ’ τά χείλη μας. Μία συγκεκριμένη μέρα, τήν καθορισμένη ὥρα τῆς λατρείας, ὅλες οἱ ἐκκλησίες μας τελοῦν τίς ἴδιες ἀκολουθίες».

«Γιά περίπου 20 χρόνια ἡ Ὀρθόδοξη Ἐκκλησία δέν εἶχε καθόλου γραπτά καινοδιαθηκικά κείμενα. Προφανῶς, λοιπόν, δέν ἦταν δυνατό νά τηρηθῆ τό sola scriptura, ἀφοῦ πολύ ἁπλά δέν ὑπῆρχαν γραπτά κείμενα τῆς Καινῆς Διαθήκης! Πῶς, λοιπόν, κατάφερε ἡ Ἐκκλησία νά ἐπιβιώση καί νά διδάξη χωρίς τά θεόπνευστα αὐτά κείμενα; Ὑπό τήν καθοδήγησι τοῦ Ἁγίου Πνεύματος γιά τό ὁποῖο ὁ Ἰησοῦς εἶχε πεῖ “ὁδηγήσει ὑμᾶς (: θά σᾶς ὁδηγήση) εἰς πᾶσαν τήν ἀλήθειαν”(Ἰω 16, 13), ἀκολουθώντας τίς παραδόσεις τῶν ἁγίων Ἀποστόλων.

Ἄν, λοιπόν, ἀποδεχθῆ κανείς ὅτι ἡ Ἐκκλησία ἦταν ζωντανή πολλά χρόνια προτοῦ γραφοῦν τά πρῶτα κείμενα τῆς Καινῆς Διαθήκης, ἀναγνωρίζει οὐσιαστικά ὅτι δέν ὑπάρχει ἀπολύτως κανένας λόγος νά θεωρῆ τίς ἐπιστολές τῶν Ἀποστόλων καί τά Εὐαγγέλια πλήρεις κι ἀποκλειστικές πραγματεῖες τῆς χριστιανικῆς διδασκαλίας καί πρακτικῆς. Στήν πραγματικότητα, ὅπως μᾶς ὑπενθυμίζει ὁ ἀπόστολος Ἰωάννης, “ἔστι (: εἶναι) δέ καί ἄλλα πολλά ὅσα ἐποίησεν ὁ Ἰησοῦς, ἅτινα ἐάν γράφηται καθ’ ἕν (: χωριστά τό καθένα), οὐδέ αὐτόν οἶμαι τόν κόσμον χωρῆσαι (: νομίζω πώς οὔτε ὅλος ὁ κόσμος δέν θά χωρέση) τά γραφόμενα βιβλία”(Ἰω 21, 25). Οἱ συγγραφεῖς τῶν κειμένων τῆς Καινῆς Διαθήκης ἀπευθύνονταν σέ μία ἀκμάζουσα Ἐκκλησία, τῆς ὁποίας τά δόγματα καί τό τυπικό τῆς λατρείας εἶχαν ἤδη θεμελιωθῆ ἀπ’ τό Ἅγιο Πνεῦμα μέσῳ τῶν Ἀποστόλων.

Ἔτσι, ἐνῶ ἡ Καινή Διαθήκη εἶναι θεόπνευστη, ἀξιόπιστη καί πολύτιμη γιά τήν Ἐκκλησία, τά κείμενά της δέν γράφηκαν γιά ν’ ἀποτελέσουν ἕνα πλήρη θεολογικό ὁδηγό, ὅπως θέλουν νά πιστεύουν οἱ προτεστάντες. Στήν πραγματικότητα, εἶναι προφανές γιά κάποιον πού διαβάζει τίς ἐπιστολές τῶν Ἀποστόλων ὅτι ἀναφέρονταν γενικά σέ συγκεκριμένα προβλήματα ἤ ἀνάγκες τίς ὁποῖες ἀντιμετώπιζε ἡ Ἐκκλησία ὡς σύνολο ἤ κάποια συγκεκριμένη κοινότητα.

Οἱ συγγραφεῖς τῶν Εὐαγγελίων καί τῶν Ἐπιστολῶν δέν εἰσήγαγαν καινούργια δόγματα. Ἀντιθέτως, ἐπιβεβαίωναν αὐτά τά ὁποῖα δίδασκαν ἤδη οἱ Ἀπόστολοι καί προέτρεπαν τούς χριστιανούς νά τά βιώσουν. Λαμβάνοντας, λοιπόν, ὑπόψιν τή θέσι τῶν ἀποστολικῶν κειμένων στήν πρώτη Ἐκκλησία, δέν θά μπορούσαμε νά τά ἐκλάβουμε ὡς πλῆρες ἐγχειρίδιο τοῦ καλοῦ χριστιανοῦ. Τά Εὐαγγέλια καί οἱ Ἐπιστολές δέν γράφθηκαν μέ σκοπό νά δημιουργήσουν ἤ νά οἰκοδομήσουν τήν Πίστι. Γράφηκαν μέ θεία φώτισι γιά νά τήν ἀποσαφηνίσουν καί νά παροτρύνουν τούς χριστιανούς νά μείνουν ἀπαρασάλευτοι σ’ αὐτήν».

«Ἄν εἶναι φυσιολογικό γιά τό σύγχρονο προτεστάντη νά βιώνη τήν καθοδήγησι τοῦ Ἁγίου Πνεύματος ἐκτός τῶν Γραφῶν, γιατί νά μήν ἰσχύη τό ἴδιο καί γιά τήν πρώτη Ἐκκλησία; Γιατί ὁ προτεστάντης ὑποθέτει ὅτι αὐτός (ἤ ἡ ἐκκλησία του ἤ ἡ ὁμολογία του) μπορεῖ νά καθοδηγῆται ἀπ’ τό Ἅγιο Πνεῦμα, ἀλλά ὅτι τό Ἅγιο Πνεῦμα δέν θά μποροῦσε νά καθοδηγῆ τήν πρώτη Ἐκκλησία κατά τόν ἴδιο τρόπο; Γιατί νά μή δοῦμε μέ τόν τρόπο αὐτό τήν Ἱερά Παράδοσι τῆς ἀρχαίας Ἐκκλησίας —ὡς δηλ. τήν καθοδήγησι τοῦ Ἁγίου Πνεύματος, πέρα τῶν ὅσων εἶναι γραμμένα στήν Καινή Διαθήκη;

Φυσικά, ὁ προτεστάντης θά ἐπιμείνη ὅτι οἱ ἐνέργειές του εἶναι σύμφωνες μέ τίς Γραφές, ἐνῶ πολλά στοιχεῖα τῆς ὀρθοδόξου παραδόσεως εἶναι ἐντελῶς ἀσύμβατα μ’ αὐτές. Καί σίγουρα ὑπῆρχε μία ἐποχή κατά τήν ὁποία κι ἐγώ ὁ ἴδιος ὑποστήριζα ἀνένδοτα τό ἴδιο πρᾶγμα. Αὐτό, ὅμως, πρίν κοιτάξω τόν ἑαυτό μου στόν καθρέπτη κι ἀναρωτηθῶ: “Πῶς εἶμαι τόσο σίγουρος γι’ αὐτό;”.

Ἦταν σάν νά ξύπνησα ἀπό ἕνα λήθαργο, ὅταν ἐπιτέλους κατάλαβα ὅτι τό νά χαρακτηρίζω τίς παραδόσεις αὐτές ἀσυνεπεῖς πρός τίς Γραφές ἦταν, ὑπό τήν προτεσταντική μου ὀπτική, ἕνα κενό ἐπιχείρημα. Γιατί τί ἔλεγα στήν πραγματικότητα κάθε φορά κατά τήν ὁποία ἰσχυριζόμουν κάτι τέτοιο; “Οἱ παραδόσεις αὐτές δέν μπορεῖ νά εἶναι σωστές, ἀφοῦ εἶναι ἀσύμφωνες μέ τόν τρόπο μέ τόν ὁποῖο ἐγώ κατανοῶ τίς Γραφές καί μέ τήν πεποίθησί μου ὅτι ἡ ἀλήθεια πηγάζει ἀπ’ τίς Γραφές καί μόνο —τά ὁποῖα τελικά εἶναι καί τά πιστεύω πού ὁδήγησαν τούς προτεστάντες σέ ἀντιφατικές πεποιθήσεις πάνω σ’ ὅλα τά σημαντικά θέματα τῆς Πίστεως καί πού καταθρυμμάτισαν τόν προτεσταντισμό”.

Κατάλαβα ὅτι ἄν ἔπρεπε ν’ ἀποκαλῶ τούς πρώτους χριστιανούς αἱρετικούς, ἐπειδή δέν δροῦσαν σύμφωνα μέ τή δική μου ἑρμηνεία τῶν Γραφῶν, τότε θά ἔπρεπε νά χαρακτηρίσω καί τούς προτεστάντες ἀδελφούς μου αἱρετικούς. Αὐτό, ὅμως, δέν θά μέ ὁδηγοῦσε πουθενά στήν ἀναζήτησί μου γιά τήν ἀλήθεια. Συνειδητοποίησα, λοιπόν, ὅτι ἔπρεπε νά βρῶ κάποιο ἄλλο σημεῖο ἀναφορᾶς μέ βάσι τό ὁποῖο νά κρίνω τίς παραδόσεις τῆς ἀρχαίας Πίστεως.

Καί τό βρῆκα, ὅταν συνειδητοποίησα ὅτι ἡ Καινή Διαθήκη παραδόθηκε σέ μία Ἐκκλησία πού εἶχε ἤδη ἑδραιώσει τό δόγμα της καί τίς λατρευτικές της παραδόσεις. Ἡ προσπάθεια, λοιπόν, καθορισμοῦ ἐκ μέρους μου τοῦ τί εἶναι σύμφωνο μέ τήν Ἁγία Γραφή καί τί ὄχι, πῆρε τότε τελείως διαφορετική τροπή. Κατάλαβα ὅτι γιά νά κατανοήση κανείς τί σημασία εἶχαν τά λόγια τῆς Καινῆς Διαθήκης γιά τούς ἀνθρώπους γιά τούς ὁποίους γράφθηκαν, πρέπει πρῶτα νά κατανοήση τίς παραδόσεις ἐκεῖνες πού διαμόρφωναν τό πλαίσιο, μέσα στό ὁποῖο ἐκλαμβάνονταν τά λόγια αὐτά.

Ὅταν ἄρχισα νά ἐξετάζω τά πράγματα ἀπ’ αὐτή τήν ὀπτική γωνία, ἔμεινα ἔκπληκτος. Ταυτόχρονα, ὅμως, λυπήθηκα. Λυπήθηκα, γιατί ἀνακάλυψα ὅτι μέ τό νά ἐπικεντρώνωμαι στά λόγια τῆς Καινῆς Διαθήκης χωρίς νά γνωρίζω —ἤ καί χωρίς ν’ ἀποδέχωμαι πολλές φορές— τό εὐρύτερο πλαίσιο τῶν παραδόσεων, μέσα στό ὁποῖο τά λόγια αὐτά γράφηκαν, εἶχα ἐξουδετερώσει σ’ ὅλη μου τή ζωή καί τήν παραμικρή ἐλπίδα νά γνωρίσω τό χριστιανισμό, ὅπως τόν γνώριζαν οἱ πρῶτοι χριστιανοί. Ἄν δέν κατανοοῦσα τίς παραδόσεις αὐτές, τό μόνο τό ὁποῖο θά μποροῦσα ποτέ νά γνωρίσω εἶναι μία μερική ἔκφρασι αὐτῆς τῆς Πίστεως».

«Ὡς προτεστάντης δέν ἤμουν ἀφοσιωμένος μόνο στό sola scriptura ἀλλά καί στό sola gratia (: μόνο ἡ χάρι). Στ’ ὅτι δηλ. ὁ ἄνθρωπος σώζεται μόνο διά τῆς χάριτος. Ἡ πεποίθησί μου, ὅμως, ὅτι τά παιδιά δέν μποροῦν νά βαπτισθοῦν μέχρι νά φθάσουν σέ “ἡλικία εὐθύνης” μέ ὁδηγοῦσε στό συμπέρασμα ὅτι ἡ χάρι καί μόνο δέν σώζει. Γιατί πίστευα οὐσιαστικά ὅτι ἡ σωτηρία ἑνός παιδιοῦ δέν ἐξαρτᾶται τελικά ἀπ’ τή χάρι, ἀλλά ἀπ’ τή δυνατότητα κατανοήσεως τοῦ σχεδίου τῆς σωτηρίας. Ὅσο καί νά θέλη, λοιπόν, τό Ἅγιο Πνεῦμα νά κατοικήση στήν ψυχή ἑνός παιδιοῦ, θά πρέπη νά περιμένη μέχρις αὐτό νά φθάση σ’ ἕνα συγκεκριμένο διανοητικό ἐπίπεδο. Πίστευα, λοιπόν, στή “σωτηρία διά τῆς κατανοήσεως καί τῆς χάριτος” κι ὄχι στό sola gratia.

Τότε, ὅμως, ἦλθε κι ὁ ἀντίλογος: “Ὄχι! Παρότι πρέπει νά φθάση τό παιδί σέ ἡλικία πού νά μπορῆ νά κατανοήση τή σωτηρία προτοῦ τή δεχθῆ, ἡ σωτηρία του βασίζεται ἀποκλειστικά καί μόνο στή χάρι. Γιατί ἡ χάρι τοῦ Θεοῦ εἶναι αὐτή πού ὁδηγεῖ τό παιδί στό ν’ ἀντιληφθῆ τήν ἀνάγκη γιά τό Θεό, νά βιώση τήν πίστι καί νά ὁμολογήση τό Χριστό”.

Αὐτό, ὅμως, δέν ἀλλάζει τίποτε ἀπολύτως. Γιατί ἄν ὄντως ἔτσι ἔχουν τά πράγματα, εἶναι προφανές ὅτι γιά ἕνα μεγάλο χρονικό διάστημα τῆς ζωῆς τοῦ παιδιοῦ ἡ χάρι εἶναι παροῦσα, ἐνῶ δέν ὑπάρχει σωτηρία. Προφανῶς, λοιπόν, χρειάζεται κάτι περισσότερο ἀπ’ τή χάρι γιά νά σωθῆ ἕνα παιδί. Γιά νά μείνω πιστός στήν προτεσταντική μου θεολογία ἔπρεπε νά πιστέψω ὅτι μέχρι τά παιδιά νά φθάσουν στό διανοητικό ἐπίπεδο πού θά τούς ἐπέτρεπε νά κατανοήσουν τήν ἁμαρτωλότητά τους καί νά ὁμολογήσουν τήν πίστι τους στό Χριστό, δέν μποροῦν νά σωθοῦν. Τό παράδοξο αὐτοῦ τοῦ ἰσχυρισμοῦ μέ ἀναστάτωσε ἀφάνταστα, ὅταν μάλιστα ἀναλογίσθηκα ὅτι ὁ ἴδιος ὁ Ἰησοῦς εἶπε ὅτι ἡ Βασιλεία τοῦ Θεοῦ ἀνήκει στά παιδιά (Λκ 18, 16).

Σ’ αὐτό ἐντούτοις ἔσπευσα ν’ ἀπαντήσω μέ τήν ἑξῆς παλαιά καί κοινότυπη δικαιολογία: “Ὁ Θεός μεριμνᾶ γιά τά βρέφη καί τά μικρά παιδιά. Ξέρει ὅτι στήν ἡλικία τους δέν μποροῦν ν’ ἀντιληφθοῦν τήν ἀνάγκη γιά σωτηρία. Ἄν, λοιπόν, κάποιο πεθάνη, ὁ Θεός δέν θά τό καταδικάση”.

Τά λόγια αὐτά τά κήρυξα κι ἐγώ ὁ ἴδιος πολλάκις ἀπό ἄμβωνος. Καθώς, ὅμως, βάδιζα πρός τήν Ὀρθοδοξία, ἄρχισα ν’ ἀντιλαμβάνωμαι τίς μᾶλλον ζοφερές συνέπειες τῶν ὅσων δίδασκα τόσα χρόνια. Αὐτό τό ὁποῖο διακήρυττα ἦταν οὐσιαστικά ὅτι τό Ἅγιο Πνεῦμα δέν μπορεῖ νά κατοικήση μέσα σ’ ἕνα βρέφος ἤ σ’ ἕνα μικρό παιδί, παρά μόνο ἄν αὐτό πεθάνη! Ἄν πεθάνη, πηγαίνει στήν ἀγκαλιά τοῦ Θεοῦ, ὅπου πιά νοιώθει τή γεμάτη ἀγάπη παρουσία Του. Ἄν ζήση, ὅμως, βρίσκεται σέ μία πνευματική ἀπομόνωσι, ὅπου καί τό παιδί κι ὁ Θεός περιμένουν τή μέρα κατά τήν ὁποία θά μπορέση αὐτό νά καταλάβη ἐπιτέλους ὅτι Τόν χρειάζεται!

Κατάλαβα τελικά ὅτι ἡ ἄποψί μου γιά τήν πνευματική κατάστασι τῆς νηπιακῆς καί παιδικῆς ἡλικίας ἦταν μᾶλλον σκληρή. Τελικά βρέθηκα ἀντιμέτωπος μέ τό ἑξῆς ἐρώτημα: Εἶναι δυνατόν ὁ Ἰησοῦς ν’ ἀντιμετώπιζε ἔτσι τά παιδιά, ὅταν εἶπε “ἄφετε (: ἀφῆστε) τά παιδία ἔρχεσθαι πρός Με καί μή κωλύετε αὐτά (: μήν τά ἐμποδίζετε)∙ τῶν γάρ τοιούτων ἐστίν (: σ᾽ αὐτούς πού τούς μοιάζουν ἀνήκει) ἡ βασιλεία τοῦ Θεοῦ”(Λκ 18, 16);

Θυμᾶμαι ὅτι εἶχα ἐξοργισθῆ καθώς συνειδητοποιοῦσα αὐτές τίς ἀλήθειες. Ὅλες αὐτές οἱ τυπικές προτεσταντικές μου ἀπόψεις ὅσον ἀφορᾶ τό νηπιοβαπτισμό ἦταν τελείως ἀπαράδεκτες. Ἦταν ξεκάθαρα ἀντίθετες μέ τήν προειδοποίησι τοῦ ἴδιου τοῦ Ἰησοῦ ὅτι “ἐάν μή στραφῆτε (: ἄν δέν γυρίσετε πίσω) καί γένησθε ὡς τά παιδία, οὐ μή εἰσέλθητε εἰς τήν βασιλείαν τῶν οὐρανῶν”(Μθ 18, 3).

Ἐπέμεινα, ὅμως, καί εἶπα: “Τό Ἅγιο Πνεῦμα κατοικεῖ, λοιπόν, πράγματι καί στά μικρά παιδιά. Ἡ δυνατότητα μετανοίας, ὅμως, εἶναι ἡ μόνη ἀπόδειξι ὅτι τό Πνεῦμα τοῦ Θεοῦ ἐνεργεῖ μέσα στό παιδί. Ἑπομένως, δέν μποροῦμε νά δεχθοῦμε τήν παρουσία τοῦ Ἁγίου Πνεύματος διά τοῦ βαπτίσματος, πρίν νά φθάση τό παιδί σέ ἡλικία κατά τήν ὁποία νά μπορῆ ν’ ἀναλάβη τήν εὐθύνη τῶν πράξεών του καί νά μετανοήση, κάτι τό ὁποῖο τά βρέφη δέν μποροῦν νά κάνουν”.

 Σκέφθηκα, ὅμως, ὅτι ὁ Ἰησοῦς ἴσως ἐννοοῦσε κάτι παραπάνω ἀπ’ τή μετάνοια ὅταν εἶπε ὅτι πρέπει νά γίνουμε σάν τά παιδιά γιά νά κερδίσουμε τή βασιλεία τῶν οὐρανῶν. Μήπως μιλοῦσε γιά τήν πραότητα, τήν ταπείνωσι καί τήν ἁπλότητα τῆς πίστεως πού τά διακρίνει; Δέν εἶναι αὐτά στοιχεῖα πού ἀποδεικνύουν τήν παρουσία τοῦ Θεοῦ; Εγώ ὁ ἴδιος πολλές φορές ταπεινώθηκα κι ἀναλύθηκα σέ δάκρυα, ὅταν μέσα ἀπό μικρά παιδιά ἄκουσα τή φωνή τοῦ Ἁγίου Πνεύματος. Καί εἶμαι σίγουρος ὅτι καί πολλοί ἄλλοι προτεστάντες ἔχουν παρόμοιες ἐμπειρίες.

Βεβαιώθηκα, λοιπόν, ὅτι τό Πνεῦμα τοῦ Θεοῦ μπορεῖ νά κατοικήση στίς καρδιές τῶν παιδιῶν. Μ’ αὐτή τή διαπίστωσι, ὅμως, εἶχα διανύσει ἕνα πλήρη κύκλο φθάνοντας στό σημεῖο ἀπ’ ὅπου ξεκίνησα καί βρέθηκα πιά σέ ἀπόλυτη ἀντίθεσι μέ τή διδασκαλία τοῦ ἀποστόλου Πέτρου: “Μήτι τό ὕδωρ κωλῦσαι δύναταί τις τοῦ μή βαπτισθῆναι τούτους, οἵτινες τό Πνεῦμα τό Ἅγιον ἔλαβον καθώς καί ἡμεῖς; (: Μήπως μπορεῖ κανείς νά ἐμποδίση τό νερό γιά νά μή βαπτισθοῦν αὐτοί πού ἔλαβαν τό Πνεῦμα τό Ἅγιο, ὅπως κι ἐμεῖς;)”(Πρξ 10, 47). Ἐπιτέλους κατάλαβα ὅτι τά παιδιά πρέπει νά βαπτίζωνται. Γιατί, σύμφωνα μέ τή διδασκαλία τῆς Καινῆς Διαθήκης, τό βάπτισμα καί ἡ ἐνοίκησι τοῦ Ἁγίου Πνεύματος εἶναι στοιχεῖα ἀδιάσπαστα μεταξύ τους. Τό κήρυγμα τοῦ ἀποστόλου Πέτρου τή μέρα τῆς Πεντηκοστῆς, οἱ Σαμαρεῖτες χριστιανοί καί ἡ οἰκογένεια τοῦ Κορνηλίου εἶναι ἀδιαφιλονίκητα παραδείγματα πού ἀποδεικνύουν ὅτι ὅπου ὑπάρχει τό ἕνα, ὑπάρχει ἀπαραίτητα καί τό ἄλλο».

«Παρά τήν προσκόλλησί μου στό sola scriptura, δέν ὑπῆρχε πουθενά στήν Ἁγία Γραφή ὁτιδήποτε, στό ὁποῖο θά μποροῦσα νά βασισθῶ γιά νά στηρίξω τή μεταφορική ἑρμηνεία τοῦ χωρίου περί πραγματικοῦ Σώματος καί Αἵματος. Ἡ μόνη ἀπάντησι στό ἐρώτημα αὐτό ἦταν: “Δέν εἶναι λογικό ὁ ἄρτος κι ὁ οἶνος νά γίνωνται —ἀκόμη καί διά τοῦ Ἁγίου Πνεύματος— Σῶμα κι Αἷμα Χριστοῦ. Κανένας λογικός ἄνθρωπος δέν θά τό δεχόταν αὐτό. Μόνο οἱ ἀφελεῖς καί οἱ προληπτικοί θά μποροῦσαν ἴσως νά τό πιστέψουν”. Εἶδα, λοιπόν, ὅτι ἡ ἄποψί μου γιά τό θέμα αὐτό δέν ἦταν σέ καμμία περίπτωσι θεμελιωμένη στήν Ἁγία Γραφή! Στηριζόταν ἀποκλειστικά στούς περιορισμούς τῆς σύγχρονης ὀρθολογιστικῆς μου σκέψεως».

«Πῶς εἶναι δυνατόν νά πιστεύω σέ κάτι τόσο ἀκατανόητο ὅπως ἡ ἐνσάρκωσι τοῦ Υἱοῦ τοῦ Θεοῦ, καί παρόλ’ αὐτά ν’ ἀρνοῦμαι τήν ἀληθινή παρουσία τοῦ Χριστοῦ στόν ἄρτο καί τόν οἶνο τῆς Θείας Εὐχαριστίας; Πεῖτε μου! Ἄν ὁ Θεός μπορῆ νά εἶναι παρών στό ἀνθρώπινο αἷμα καί τούς ἱστούς μέσῳ τῆς ἐνσαρκώσεώς Του, γιατί νά μή μπορῆ νά εἶναι παρών καί στό ψωμί καί τό κρασί; Σέ τελική ἀνάλυσι, καί τά δύο εἶναι ὀργανική ὕλη. Μόνο ἡ διάταξι τῶν μορίων τους ἀλλάζει.

Σ’ αὐτό, ὅμως, ἔδωσα μία ἀκόμη προτεσταντική ἀπάντησι: “Ἡ ἀνθρώπινη ὕπαρξι ἔχει νοημοσύνη κι ὡς ἐκ τούτου θά μποροῦσε ὁ Θεός νά κατοικήση μέσα της. Τό κρασί καί τό ψωμί, ὅμως, εἶναι ἄψυχα πράγματα”. Μισό λεπτό, ὅμως! Δέν μπορεῖ δηλ. ὁ Θεός νά βρίσκεται σέ ἄψυχα πράγματα; Ἔχουμε ἀκούσει τή φωνή Του μέσα ἀπ’ τά σύννεφα καί τή φλεγομένη βάτο. Μέσα ἀπ’ τήν πέτρα στήν ἔρημο, γιά τήν ὁποία ὁ ἀπόστολος Παῦλος βεβαιώνει “ἡ δέ πέτρα ἦν (: ἦταν) ὁ Χριστός”(Α´ Κορ 10, 4). Παραδέχθηκα τελικά ὅτι ὁ πανταχοῦ παρών Θεός μέ τήν ἀγάπη καί τήν παντοδυναμία Του μπορεῖ νά βρίσκεται ὅπου ὁ ἴδιος θέλει.

Καί γιατί νά μή μᾶς προσφέρη τά βασικά φυσικά συστατικά τῆς δικῆς Του ἀνθρωπίνης φύσεως; Ὁ Ἰησοῦς δέν εἶναι κάποιος γνωστικιστής φιλόσοφος πού μᾶς λυτρώνει ἐξυψώνοντας τή σκέψι μας καί προσφέροντάς μας ἱερές ἀρχές τίς ὁποῖες πρέπει νά μελετήσουμε. Ὄχι! Κάνει κάτι ἐντελῶς ριζοσπαστικό —καί ταυτόχρονα ἀπολύτως φυσικό. Μᾶς ἀναδημιουργεῖ ἐνδυόμενος τήν ἀνθρωπίνη φύσι. Ἑνώνεται μαζί μας ἐξαγνίζοντας τή φύσι μας κι ἑνώνοντάς την γιά πάντα μέ τή θεία. Στή συνέχεια μᾶς καλεῖ νά γίνουμε “θείας κοινωνοί φύσεως”(Β´ Πέτρ 1, 4), ὥστε νά “μεταμορφωθοῦμε” στήν εἰκόνα Του (Β´ Κορ 3, 18). Εἶναι τόσο παράλογο τό ὅτι ὁ Χριστός μᾶς πρόσφερε τ’ ἀληθινά στοιχεῖα τῆς δικῆς Του καθαγιασμένης ἀνθρωπίνης φύσεως —τῆς ἴδιας φύσεως στήν ὁποία πρόκειται κι ἐμεῖς νά μεταμορφωθοῦμε;».

«Σέ μία γωνία τοῦ σαλονιοῦ μου, βρίσκεται μία μεγάλη βιβλιοθήκη. Μαζί μέ τά βιβλία καί τά διακοσμητικά ἀντικείμενα, ἔχουμε ἐκεῖ καί τίς οἰκογενειακές φωτογραφίες. Μία ἀπ’ αὐτές τίς φωτογραφίες εἶναι τοῦ ἀγαπημένου ἀδελφοῦ μου, Barry, πού σκοτώθηκε σέ αὐτοκινητιστικό δυστύχημα τό 1976, στήν ἡλικία τῶν 21 ἐτῶν.

Τό νά πῶ ἁπλά ὅτι τόν ἀγαποῦσα δέν σκιαγραφεῖ ἐπαρκῶς τά αἰσθήματά μου γι’ αὐτόν. Ἔχουν περάσει 25 περίπου χρόνια ἀπ’ τό θάνατό του. Καί ὅμως, ἀκόμη καί σήμερα, ξυπνῶ κάθε 27η Ἰουλίου (μέρα τῶν γενεθλίων του) μέ δάκρυα στά μάτια καί μέ τή γλυκόπικρη ἀνάμνησί του στήν καρδιά μου.

Κανείς, λοιπόν, ἀπ’ τούς προτεστάντες φίλους μου δέν θά τό ἔβρισκε ἀφύσικο ἄν, ἐνῶ καθόμουν μπροστά στή βιβλιοθήκη, ἔπαιρνα στά χέρια μου τή φωτογραφία τοῦ ἀδελφοῦ μου καί τή φιλοῦσα. Γιατί, ὅμως, ὅταν πάω δύο βήματα παραπέρα, στό εἰκονοστάσι, καί φιλήσω τήν εἰκόνα τῆς Παναγίας γίνομαι ξαφνικά εἰδωλολάτρης; Τί ἄλλαξε; Τί ἔχει ἡ Παναγία πού δέν ἀξίζει τήν ἀνάλογη ἀγάπη καί τό σεβασμό τόν ὁποῖο δείχνω στόν κεκοιμημένο ἀδελφό μου;

Ἤ ἄς ὑποθέσουμε ὅτι φιλῶ τήν εἰκόνα τῆς προστάτιδος ἁγίας τῆς κόρης μου, Vera. Ὅπως κι ὁ ἀδελφός μου, ἔτσι καί ἡ Ἁγία πέθανε μέ βίαιο θάνατο. Πρίν ἀπό 19 αἰῶνες, στήν ἡλικία τῶν 12 ἐτῶν μαρτύρησε γιά τήν πίστι τοῦ Χριστοῦ μαζί μέ τή μητέρα της καί τίς δύο ἀδελφές της. Στά μάτια ἑνός προτεστάντη, ὅμως, τό νά δείχνω σ’ αὐτήν τήν ἀνάλογη ἀγάπη τήν ὁποία δείχνω καί στόν ἀδελφό μου εἶναι ἁμαρτία.

Ποῦ βρίσκεται τό πρόβλημα τελικά; Ὅταν ἄρχισα νά ἐρευνῶ τό θέμα, διαπίστωσα ἕνα παράδοξο στήν παλαιά προτεσταντική μου ἀντίληψι. Ἀπ’ τή μία καταδίκαζα ὁποιονδήποτε τιμοῦσε τήν Παναγία καί τούς ἁγίους, ἐνῶ ἀπ’ τήν ἄλλη θεωροῦσα σωστό νά τιμῶ τούς προτεστάντες ἱεροκήρυκες καί δασκάλους, ζῶντες ἤ κεκοιμημένους. Ἦταν ἀπόλυτα φυσιολογικό νά ἐγκωμιάζω τούς ἀνθρώπους αὐτούς, νά παρακολουθῶ video καί διαφάνειες ἀπ’ τή ζωή καί τίς πράξεις τους καί νά δακρύζω ὅταν κανείς τραγουδοῦσε τό τραγούδι “Thank You for Giving to the Lord” (: Τίτλος δημοφιλοῦς προτεσταντικοῦ τραγουδιοῦ πού σημαίνει “Σ’ εὐχαριστῶ πού μ’ ἔφερες κοντά στό Θεό”. Τό τραγούδι αὐτό ἐκφράζει τήν εὐγνωμοσύνη κάθε προτεστάντη σ’ αὐτούς πού τόν ὁδήγησαν στήν πίστι). Ἄν, ὅμως, ἔβλεπα κάποιον νά ὑμνῆ καί νά τιμᾶ τή γυναῖκα πού ἔφερε στή μήτρα της τό Σωτῆρα, αὐτό θά ἔθετε ἀμέσως σέ ἀμφισβήτησι τό πόσο χριστιανός εἶναι!».

«Ὅταν τούς ἀκούω νά μιλοῦν μέ τόση περιφρόνησι γιά τή Θεοτόκο, λυπᾶμαι κι ἀναρωτιέμαι ἄν ποτέ ἔχουν σκεφθῆ ὅτι μιλοῦν ὑποτιμητικά γιά τή μητέρα Αὐτοῦ πού ἔγραψε μέ τό δάκτυλό Του στίς πέτρινες πλάκες τό “τίμα τόν πατέρα σου καί τή μητέρα σου”.

Τί μποροῦμε νά ὑποθέσουμε ὅτι αἰσθάνεται γιά τή μητέρα Του ὁ μόνος Ἄνθρωπος πού μπορεῖ νά τηρήση τέλεια τήν ἐντολή αὐτή; Σκεφθεῖτε πόσο ἐμεῖς, οἱ ἄθλιοι κι ἁμαρτωλοί ἄνθρωποι, σεβόμαστε τίς δικές μας μητέρες καί ὑπερασπιζόμασθε τήν τιμή τους. Πόσο λαμπρή θέσι πρέπει νά κατέχη, λοιπόν, ἡ Παναγία στή γεμάτη ἀγάπη καί σεβασμό καρδιά τοῦ Υἱοῦ της!

Πόσο ἀπογοητευμένος θά εἶναι, λοιπόν, ὁ Σωτήρας μας, ὅταν ἀκούη κάποιους, οἱ ὁποῖοι μάλιστα ἐπαγγέλλονται ὅτι Τόν ἀγαποῦν καί Τόν ἀκολουθοῦν, νά θεωροῦν τή μητέρα Του ὡς “τίποτε τό ξεχωριστό”; Πόσο λυπημένος θά εἶναι γι’ αὐτούς πού σέβονται ἰδιαιτέρως τούς ἱεροκήρυκες, τούς προέδρους ἤ τούς προπονητές τοῦ ποδοσφαίρου, πού χλευάζουν, ὅμως, αὐτούς πού τιμοῦν τή μητέρα Του ὅπως τήν τιμᾶ κι ὁ ἴδιος; Πόσο πονᾶ γιά ὅλους αὐτούς πού ὑποτιμοῦν τήν ἄσπιλη ἐκείνη γυναῖκα πού ταπεινά ἄνοιξε τήν ἀγκαλιά της σ’ Αὐτόν, ὥστε νά μπορέση νά πλημμυρίση μέ τή χάρι Του ὁλόκληρη τήν ἀνθρωπότητα;».

Πηγή:

Ἀρχιμ. Ἰωάννου Κωστώφ

Τά Ἴχνη του Θεού – Ἀπό τόν Προτεσταντισμό στήν Ὀρθοδοξία

ἐκδ. Ἅγ. Ἰωάννης ὁ Δαμασκηνός

Ἀθήνα 2011

http://www.truthtarget.gr

TRUTH TARGET

Holy Confession: Confidentiality

https://americaofmyheart.wordpress.com

AMERICA OF MY HEART

Boardman State Park Oregon.jpg

Holy Confession: Confidentiality

http://orthodoxyislove.wordpress.com

ORTHODOXY IS LOVE

From “Guidelines for Clergy” (Orthodox Church in America):

“The secrecy of the Mystery of Penance is considered an unquestionable rule in the entire Orthodox Church. Theologically, the need to maintain the secrecy of confession comes from the fact that the priest is only a witness before God. One could not expect a sincere and complete confession if the penitent has doubts regarding the practice of confidentiality. Betrayal of the secrecy of confession will lead to canonical punishment of the priest.

St. Nicodemus the Hagiorite exhorts the Spiritual Father to keep confessions confidential, even under strong constraining influence. The author of the Pedalion (the Rudder), states that a priest who betrays the secrecy of confession is to be deposed. The Metropolitan of Kos, Emanuel, mentions in his handbook (Exomologeteke) for confessors that the secrecy of confession is a principle without exception.”

In St. Nicodemus the Hagiorite’s Exomologitarion, he writes:

“Nothing else remains after confession, Spiritual Father, except to keep the sins you hear a secret, and to never reveal them, either by word, or by letter, or by a bodily gesture, or by any other sign, even if you are in danger of death, for that which the wise Sirach says applies to you: “Have you heard a word? Let it die with you” (Sir. 19:8); meaning, if you heard a secret word, let the word also die along with you, and do not tell it to either a friend of yours or an enemy of yours, for as long as you live. And further still, that which the Prophet Micah says: “Trust not in friends… beware of thy wife, so as not to commit anything to her” (Mic. 7:5).

For if you reveal them, firstly, you will be suspended or daresay deposed completely by the Ecclesiastical Canons, and according to political laws you will be thrown in jail for the rest of your life and have your tongue cut out. Secondly, you become a reason for more Christians not to confess, being afraid that you will reveal their sins, just as it happened during the time of Nektarios of Constantinople when the Christians did not want to confess on account of a Spiritual Father who revealed the sin of a woman. The divine Chrysostom both witnessed these things and suffered because of them on account of his trying to convince the people to confess. It is impossible for me to describe in words how much punishment this brings upon you, who are the cause of these things.”

St. John of the Ladder writes:

“At no time do we find God revealing the sins which have been confessed to Him, lest by making these public knowledge, He should impede those who would confess and so make them incurably sick.”

The Byzantine Nomocanon states, in Canon 120:

“”A spiritual father, if he reveals to anyone a sin of one who had confessed receives a penance: he shall be suspended [from serving] for three years, being able to receive Communion only once a month, and must do 100 prostrations every day.”

Source:

ORTHODOX WIKI

HOLY TRINITY ORTHODOX CHURCH IN LIMA, PERU – VIDEO

http://linksjourney.wordpress.com

http://latinamericaofmyheart.wordpress.com

https://americaofmyheart.wordpress.com

LINKS JOURNEY

LATIN AMERICA OF MY HEART

AMERICA OF MY HEART

Lima-2.jpg

http://santisima-trinidad-peruortodoxo.20fr.com

Holy Trinity Orthodox Church in Lima, Peru

Av. la Marina 401, Lima 15086, Peru

Click HERE

<p><a href=”https://vimeo.com/34451738″>Lima`s Greek Orthodox Church</a> from <a href=”https://vimeo.com/user4203369″>sergio alejandro lira</a> on <a href=”https://vimeo.com”>Vimeo</a&gt;.</p>

button_ask_a_question3

DIVINA LITURGIA DE SAN JUAN CRISÓSTOMO – TRADUCCIÓN DE PADRE DIÁCONO JOSÉ SANTOS – Spanish

http://latinamericaofmyheart.wordpress.com

LATIN AMERICA OF MY HEART

the-rock-photography-by-ats-tran-bit-ly-atstran-lajolla-seascape-rocks

DIVINA LITURGIA DE SAN JUAN CRISÓSTOMO

╰⊰¸¸.•¨*

TRADUCCIÓN DE

PADRE DIÁCONO JOSÉ SANTOS

Fuente:

https://sites.google.com/site/textosliturgicosortodoxos/

https://sites.google.com/site/textosliturgicosortodoxos/system/app/pages/recentChanges

https://sites.google.com/site/textosliturgicosortodoxos/eucologio/crisostomo

D Bendice, Padre.

S Bendito sea nuestro Dios en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

D Amén.

Gloria a Ti, nuestro Dios, gloria a Ti.

Rey del cielo, Paráclito, Espíritu de Verdad. Tú que estas presente por todas partes y que lo llenas todo, tesoro de gracias y donador de vida, ven y habita en nosotros, purifícanos de toda mancha y salva nuestras almas, Tú que eres bondad.

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros. (3 veces)

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Santísima Trinidad, ten piedad de nosotros; Señor, acepta la expiación de nuestros pecados; Maestro, perdónanos nuestras iniquidades; Santo, visítanos y cura nuestras debilidades a causa de Tu Nombre.

Señor, ten piedad (3 veces). Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre, venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo; nuestro pan de este día dánosle hoy y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos sometas a la tentación, mas líbranos del maligno.

S Porque a Ti pertenecen el reino, el poder y la gloria, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

D Amén. Ten piedad de nosotros, Señor ten piedad de nosotros, pues pecadores impotentes, Te dirigimos esta súplica: Señor, ten piedad de nosotros.

Gloria al Padre y al Hijo y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Señor, ten piedad de nosotros, porque tenemos confianza en Ti, no te enojes contra nosotros y no te acuerdes de nuestras iniquidades, sino que, en Tu ternura, dirige desde ahora Tu mirada sobre nosotros y líbranos de nuestros enemigos. Porque Tú eres nuestro Dios y nosotros somos Tu pueblo, somos la obra de Tus manos e invocamos Tu Nombre.

Ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Ábrenos las puertas de la misericordia, bendita Madre de Dios, para que esperando en Ti, no nos extraviemos si no que seamos liberados por Ti de las desgracias, porque eres la salvación de la raza de los cristianos.

El sacerdote y el diácono se aproximan al icono del Salvador, hacen tres inclinaciones, besan el icono y dicen:

Adoramos Tu purísima imagen, Dios de bondad, y pedimos el perdón de nuestras faltas, oh Cristo Dios. Te has dignado subir voluntariamente a la Cruz en Tu carne a fin de liberar de la servidumbre del enemigo a los que has creado. Es por lo que Te damos gracias, exclamando: todo lo has llenado de alegría, oh nuestro Salvador, venido para la salvación del mundo.

Habiendo hecho tres inclinaciones, besan el icono de la Madre de Dios y dicen:

Fuente de ternura, haznos dignos de Tu compasión, Madre de Dios. Considera a este pueblo que ha pecado, manifiesta como siempre Tu poder, porque, llenos de esperanza en Ti, Te gritamos: “¡Alégrate!” como ya lo había hecho Gabriel, el jefe de las milicias incorporales.

Vueltos hacia las puertas reales, inclinan la cabeza y dicen:

Señor, tiende Tu mano desde lo alto de Tu morada y fortifícame para este servicio, a fin de que me presente ante Tu temible altar sin incurrir en condena, para realizar el sacrificio incruento. Porque es a Ti a quien pertenecen el reino, el poder y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén.

Olvida, remite, purifica, perdona, oh Dios, todas nuestras transgresiones voluntarias e involuntarias, cometidas en palabras o en actos, conocidas e ignoradas, perdónanoslas, porque eres bueno y amigo de los hombres.

Se saludan mutuamente, después, volviéndose hacia la asistencia, hacen una inclinación a derecha e izquierda, diciendo:

Perdonadnos hermanos.

Penetran en el santuario por la puerta sur, recitando el Salmo 5, 8-13:

Entraré en Tu casa, adoraré hacia Tu santo templo, lleno de Tu temor. Señor, condúceme en Tu justicia, a causa de los que me odian, endereza tu camino en Tu presencia. Porque no hay verdad en su boca, su corazón es vano, un sepulcro abierto es su garganta, engañan con sus lenguas. Júzgalos, oh Dios, han caído a causa de sus deliberaciones. Por la multitud de sus impiedades, expúlsalos, porque Te han exasperado, Señor. Y se regocijan todos los que esperan en Ti, se gloriarán en Ti eternamente y Tú habitarás en ellos, y se alegrarán en Ti todos los que aman Tu Nombre. Porque bendecirás al justo: Señor, como de una armadura, nos has coronado con Tu buena voluntad.

Los celebrantes hacen tres metanias ante el altar diciendo:

Señor, sedme propicio y ten piedad de mí, pecador.

Besan el evangeliario y el altar y se dirigen al diaconicon o sacristía. El diácono se aproxima al presbítero teniendo en la mano derecha el estijarion (o alba) y el orarion (o estola diaconal) plegados; inclina la cabeza y dice:

Bendice, padre, el estijarion y el orarion.

S Bendito sea nuestro Dios en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

D Amén.

El diácono besa la cruz figurada sobre el estijarion y dice, revistiéndose:

D Mi alma se regocijará en el Señor, porque me ha cubierto con un vestido de salvación y me ha revestido de una túnica de alegría. Como a un novio, me ha ornado con una diadema y, como a una novia, me ha engalanado de belleza. (Isaías, 61, 10)

Besa el orarion y lo pasa sobre el hombro izquierdo. Igualmente coloca una sobre manga sobre la muñeca derecha y dice:

Tu derecha, Señor, es glorificada en Su fuerza; Tu derecha Señor ha aplastado a los enemigos y, por el esplendor de Tu gloria, has triturado a los adversarios. (Éxodo 15, 6-7)

Coloca la segunda sobre manga sobre el brazo izquierdo y dice:

Tus manos me han creado y me han formado, dame la inteligencia y aprenderé Tus mandamientos.

S (Bendiciendo el alba) Bendito sea nuestro Dios en todo tiempo, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Mi alma se regocijará en el Señor, porque me ha cubierto con un vestido de salvación y me ha revestido de una túnica de alegría. Como a un novio me ha ornado con una diadema y como a una novia me ha engalanado de belleza. (Isaías, 61,10)

Hace igua1mente una bendición sobre cada vestidura, besa el lugar donde se encuentra figurada una cruz y dice:

Bendito sea Dios, que derrama Su gracia sobre sus presbíteros, como un bálsamo derramado sobre la cabeza, que baja por la barba, la barba de Aarón y que desciende hasta la orla de su vestido. (Salmo 132,2)

Sobre el Hypogonation (si se usa):

Ciñe tu espada al costado, oh poderoso, golpea, prospera y reina con esplendor y majestad para la verdad, la dulzura y la justicia: su derecha te guiará maravillosamente, en todo tiempo ahora y siempre y por los siglos de los siglos. (Salmo 44, 4‑5)

Sobre el cinturón:

Bendito sea Dios que me ciñe de fuerza; ha enderezado mi camino, hace mis pies semejantes a los de los ciervos y me sitúa en los lugares elevados en todo tiempo, ahora y siempre y en los sig1os de los siglos. (Salmo 17, 33)

Sobre la sobre manga derecha:

Tu derecha, Señor, es glorificada en Su fuerza; Tu derecha, Señor, ha aplastado a los enemigos y, por el esplendor de Tu gloria, has triturado a los adversarios. (Éxodo, 15,6‑7)

Sobre la sobre manga izquierda:

Tus manos me han creado y me han formado; dame la inteligencia y aprenderé Tus mandamientos. (Salmo 118, 73)

Sobre el felonion o casulla:

Tus sacerdotes, Señor, se vestirán de justicia y tus santos jubilarán de alegría, en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

Los celebrantes se lavan las manos recitando el Salmo 25.6-12):

Lavaré mis manos entre los inocentes y rodearé Tu altar, Señor, para oír el son de la alabanza y proclamar todas Tus maravillas. Señor, he amado la belleza de Tu casa, y el lugar donde reside Tu gloria. No pierdas mi alma con los impíos, ni mi vida con los hombres sanguinarios; tienen la iniquidad en las manos, y su derecha esta llena de presentes. En cuanto a mí, he caminado en mi inocencia; rescátame y ten piedad de mí. Mi pie se ha mantenido firme en el camino recto; te bendeciré en las asambleas, Señor.

Después, van a la mesa de preparación. El diácono enciende un cirio y dispone en orden los elementos eucarísticos, así como los diferentes objetos necesarios para e1 sacrificio divino. Los elementos eucarísticos están constituidos por pan de levadura fermentada y vino de uva natural, mezclado con un poco de agua. El pan que sirve pare la eucaristía se llama “prósfora”, que, en griego, significa ofrenda. Se emplean generalmente cinco prósforas, o, a veces, una sola, más grande, sobre la cua1 están figurados cinco sellos. La primera prósfora lleva sobre su cara superior el sello siguiente:

Las letras griegas dispuestas alrededor de la cruz significan: Jesús-Cristo, Vencedor. Las demás prósforas pueden llevar otros sellos, especialmente la imagen de la Virgen. Los celebrantes hacen, ante la mesa de preparación, tres inclinaciones, diciendo:

Oh Dios, sedme propicio y ten piedad de mí, pecador. (3 veces)

S Nos has rescatado de la maldición de la ley por Tu sangre preciosa. Clavado sobre la Cruz y atravesado con la lanza, Te has convertido para los hombres en fuente de inmortalidad, oh nuestro Salvador, gloria a Ti.

D Bendice, Padre.

S Bendito sea nuestro Dios, en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

D Amén.

El presbítero toma la lanza con su mano derecha y la prósfora con su mano izquierda. Con la lanza traza tres veces un signo de la cruz sobre la prósfora, diciendo cada vez:

S En memoria de nuestro Señor, Dios y Salvador Jesús-Cristo.

Corta la prósfora alrededor del sello para recortar, en forma de cubo, la parte central, llamada “Cordero”. Corta primero el lado derecho de la prósfora (con relación al celebrante, es el lado izquierdo), diciendo:

Como una oveja, ha sido llevado a la inmolación. (Isaías, 53, 7)

Corta el lado opuesto, diciendo:

Y como un cordero sin mancha, mudo ante quien le trasquila, así no abre Él la boca. (Isaías, 53, 7)

Corta el lado superior, diciendo:

En su humillación, fue hecho su juicio. (Isaías 53, 7‑8)

Corta el lado inferior y dice:

¿Quién contará su generación? (Isaías 53, 8)

El diácono eleva el orarion con la mano derecha y dice a cada incisión:

D Oremos al Señor.

Después dice: Eleva, Padre.

El sacerdote, con la lanza, eleva el Cordero después de haberlo separado de la parte inferior de la prósfora y dice:

S Porque Su vida ha sido arrebatada de la tierra. (Isaías 53, 8)

Y coloca el Cordero al revés, el sello abajo, sobre la patena.

D Inmola, Padre.

El sacerdote corta bastante profundamente el Cordero en forma de cruz. Ha de tener cuidado, sin embargo de no romperlo, porque no hace más que preparar la fracción del Pan en cuatro partes, lo cual se hará en el Canon eucarístico.

S Es inmolado, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo para la vida y la salvación del mundo. (Juan 1,29)

Da la vuelta al Cordero, el sello hacia arriba, y lo sitúa en medio de la patena.

D Atraviesa, Padre.

El sacerdote, con la lanza, hace una incisión sobre el lado derecho del Cordero (lado izquierdo con relación al celebrante) diciendo:

S Uno de los soldados le atravesó el costado con su lanza y al instante salió sangre y agua. Y aquél que lo ha visto ha dado tes­timonio y su testimonio es verídico. (Juan 19, 34)

El diácono presenta al sacerdote el vino mezclado con agua.

D Bendice, Padre, la santa unión.

El sacerdote bendice y el diácono vierte en el cáliz el vino y el agua. El sacerdote toma la segunda prósfo­ra y dice:

S En honor y memoria de la bendita Soberana, la Madre de Dios y siempre Virgen María. Por sus oraciones, Señor, acepta este sacrificio en Tu altar celeste.

Saca con la lanza una parcela triangular que deposita a la derecha del Cordero (a la izquierda con relación a él mismo), diciendo:

La Reina se ha presentado a Tu derecha adornada y re­vestida de un vestido resplandeciente de oro. (Salmo 44, 10)

El sacerdote toma la tercera prósfo­ra, de la que tomará nueve parcelas que depositará verticalmente, en tres filas paralelas, en el lado izquierdo del Cordero (lado derecho con relación a sí mismo).

Saca la primera parcela, diciendo:

S En honor y memoria del venerable y glorioso Profeta y Precursor Juan Bautista.

Y sitúa la parcela al lado del Cor­dero hacia la parte superior. Saca la segunda parcela v la sitúa bajo la primera, diciendo:

De los santos y gloriosos profetas Moisés y Aarón, Elías y Elíseo, Isaías, David y Jesé, de los tres santos jóvenes y del profeta Daniel, y de todos los santos profetas.

Saca la tercera parcela y la sitúa bajo la precedente diciendo:

De los santos, gloriosos e ilustres apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los santos apóstoles.

Saca la cuarta parcela y la sitúa al lado de la primera, comenzando así la segunda hilera vertical, y dice:

De nuestros padres entre los santos, los jerarcas Ba­silio el Grande, Gregorio el Teólogo y Juan Crisóstomo, Atanasio y Cirilo, Nicolás de Myra, Paciano y Severo de Barcelona, Narciso de Gerona, Fructuoso de Tarragona, Leandro e Isidoro de Sevilla, Julián y Eugenio de Toledo, Fulgencio de Cartagena, Fermín de Pamplona, Álvaro de Córdoba, Froilan de León, Braulio de Zaragoza, Justo de Úrgele y de todos los santos jerarcas.

Saca la quinta parcela y la sitúa bajo la precedente, diciendo:

S Del santo apóstol y protomártir archidiácono Esteban, de los santos y grandes mártires Demetrio, Jorge, Teodoro, Cucufate de Barcelona, Medín de Barcelona, Félix, Paulino, Justo, Sisi y Germán de Gerona, Acisclo de Córdoba y de todos los santos mártires; de las santas mártires Tecla, Bárbara, Ciriaca, Eufemia, Parasceva, Catalina, Eulalia y Madrona de Barcelona, Juliana y Semproniana de Iluro, Afra de Gerona, Justa y Rufina de Sevilla, Eugenia de Zaragoza, Leocadia de Toledo, Victoria de Córdoba y de todas las santas mártires.

Saca la sexta parcela y la sitúa al final de la segunda hilera vertical, diciendo:

S De los santos monjes teóforos, Antonio, Eutimio, Sabbas, Onofre, Atanasio del Athos, Saturio de Soria, Domingo de Silos, Eudaldo y Gil de Gerona, Millán de la Cogolla y de todos los san­tos monjes. De las santas monjas: Pelagia, Teodosia, Anastasia, Eupraxia, Febronia, Teodulia, Eufrosina, María la Egipciaca y de todas las santas monjas.

Saca la séptima parcela y comienza la tercera hilera vertical, diciendo:

S De los santos taumaturgos y anargiros Cosme y Damián, Ciro y Juan, Pantaleon y Hermolao y de todos los san­tos anargiros.

Saca la octava porción y la sitúa bajo la precedente, diciendo:

S De los santos y justos antepasados de Dios, Joaquín y Ana, (del santo del día de hoy, del santo patrón de la Iglesia) y de todos los santos; visítanos por sus oraciones, oh Dios.

Saca la última porción y la pone al final de la tercera hilera diciendo:

S De nuestro padre entre los santos Juan Crisóstomo, arzobispo de Constantinopla.

Tomando una cuarta prósfora, el sacerdote extrae una parcela que sitúa debajo del Cordero, sobre el lado izquierdo de la patena, diciendo:

S Acuérdate, Maestro, amigo de los hombres, de todo el episcopado ortodoxo, de nuestro obispo (N…), de la orden venerable de los presbíteros, del dia­conado en Cristo, y de toda la orden sagrada; de nuestros hermanos y concelebrantes aquí presentes y de todos nuestros hermanos que, en tu ternura, has llamado a tu comunión, Maestro benevolente.

Seguidamente coloca, en una línea horizontal las parcelas por los vivos, según las listas de la pa­rroquia (dípticos) y las de las aportadas por los fieles. Seguidamente toma la quinta prós­fora y extrae una parcela, que de­posita bajo la parcela del orden eclesiástico diciendo:

S En memoria y remisión de los pecados de los santísimos patriarcas, de los bienaventurados fundadores de este santo templo.

Después conmemora, separando las parcelas correspondientes al obispo que le ha ordenado si este está muerto y a todos los difuntos ins­critos en los dípticos y en las listas aportadas por los fieles. Deposi­ta estas parcelas en una línea hori­zontal, bajo las de los vivos. Termi­na la fila de difuntos añadiendo una parcela y dice:

S Y por todos nuestros padres y hermanos ortodoxos que se han dormido en la esperanza de la resurrección y de la vida eterna en tu comunión, Señor, amigo de los hombres.

Retomando la prósfora de los vivos, saca una última parcela para su propia intención y la sitúa al final de la fila correspondiente, diciendo:

S Acuérdate, también, Señor, de mi indignidad y perdóname toda trasgresión voluntaria e involuntaria.

Así se encuentra figurada en la patena la Iglesia católica, reunida alrededor del Cordero. El diácono toma entonces el incensario, pone incienso y dice:

D Bendice, Padre, el incienso. Oremos al Señor.

S (bendiciendo) Te ofrecemos el incienso, Cristo nuestro Dios, como un perfume de es­piritual suavidad; habiéndolo recibido en Tu altar celeste, envíanos, a cambio, la gracia de tu Espíritu Santo.

D Oremos al Señor.

El sacerdote toma el asterisco, lo mantiene por encima del incensario y lo sitúa sobre la patena, encima del Cordero y de las parcelas, di­ciendo:

S Y la estrella vino y se situó encima del lugar donde estaba el Niño (Mat. 2,9)

D Oremos al Señor. Recubre, Padre.

El sacerdote mantiene por encima del incensario el primer velo, con el que recubre la patena, diciendo:

S El Señor ha entrado en su Reino. Se ha reves­tido de esplendor; el Señor se ha revestido de poder y lo ha ligado a sus riñones; ha fundado el universo, que no será sacudido. Tu trono ha sido erigido desde el principio. Desde toda eternidad, Tú eres. Los ríos elevaron, Señor, los ríos elevaron sus voces. Admirables son las alas del mar. El Señor, es admirable en lo mas alto de los cielos. Tus sentencias son infalibles en verdad. A tu casa, Señor, conviene la santidad, a lo largo de los días. (Salmo 92)

D Oremos al Señor. Recubre, Padre.

El sacerdote mantiene encima del incensario el segundo velo con el que cubre el cá­liz, diciendo:

S Los cielos están cubiertos de tu virtud, oh Cristo, y la tierra está llena de tu alabanza.

D Oremos al Señor. Recubre, Padre.

El sacerdote mantiene el aer por encima del incensario y recubre la patena y el cáliz, diciendo:

S Protégenos a la sombra de tus alas; aparta de nosotros todo enemigo y adversario; haznos vivir en paz, Señor, ten piedad de nosotros y del mundo que te pertenece y salva nuestras almas, porque eres bueno y amigo de los hombres.

Inciensa tres veces la mesa de pre­paración, diciendo cada vez:

S Bendito sea nuestro Dios, de quien es tal voluntad; ¡gloria a Ti!

D En todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Por los dones preciosos que nos han sido ofrecidos, ore­mos al Señor.

S Dios, nuestro Dios, Tú, que nos has en­viado el Pan celeste, alimento para el mun­do entero, nuestro Señor y Dios Jesús‑Cris­to, Salvador, Redentor y Bienhechor que nos bendice y nos santifica; Tú mismo bendice esta ofrenda y acéptala en tu altar celes­te. Acuérdate, puesto que eres bueno y ami­go de los hombres, de aquellos que la han aportado y de aquellos para quien las han aportado, y guárdanos de ser condenados en la celebración de tus divinos misterios. Porque tu Nombre magnífico y muy honrado es santificado y glorificado, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los si­glos de los siglos. Amén. Gloria a Ti, oh Cristo nuestro Dios, nues­tra esperanza, gloria a Ti.

D Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Señor, ten piedad (3 veces). Padre, da tu bendición.

El sacerdote hace entonces la despedida. El domingo, dice:

S Que Aquel que ha resucitado de entre los muertos, Cristo…

Entre semana:

Que Cristo… nuestro verdadero Dios, por las oraciones de su Santa Madre enteramente pura, de nuestro padre en­tre los santos, Juan Crisóstomo, arzobispo de Cons­tantinopla y de todos los santos, tenga piedad de nosotros y nos salve porque es bueno y amigo de los hombres.

D Amén.

Se abre la cortina. E1 diácono in­ciensa el altar trazando con el incensario un signo de la cruz sobre cada lado, diciendo:

Ante el altar:

En la tumba, corporalmente,

A la derecha:

En los infiernos, en alma, como Dios,

detrás del altar:

En el paraíso con el ladrón,

finalmente, a la izquierda:

Tu estabas en el cielo con el Padre y el Espíritu, oh Cristo que todo lo llenas y que ningún lugar puede contenerte.

Después, recitando a media voz el Salmo 50, el diácono inciensa todo el santuario. Sale después por la puerta Norte, inciensa el iconostasio, al pueblo y el templo, al que da la vuelta de derecha a izquierda y entra en el santuario por la puerta Sur. Inciensa entonces una vez el altar de cara solamente, después al celebrante, y entrega el incensario al servidor.

LITURGIA de CATECÚMENOS

El rito que sigue se hace en voz baja hasta la doxología inicial. El sacerdote y el diácono, en pie ante el altar hacen tres inclinaciones y dicen:

Rey del cielo, Paráclito, Espíritu de Verdad. Tu que estás presente por todas partes y que lo llenas todo, tesoro de gracias y donador de vida, ven y habita en nosotros, purifícanos de toda mancha y salva nuestras almas, Tú, que eres bondad.

Gloria a Dios en las alturas, paz en la tierra, y benevolencia entre los hombres (Luc 2,14) (2 veces)

Señor, abrirás mis labios y mi boca proclamará Tu alabanza (Salmo 50, 17)

El sacerdote besa el evangeliario y el diácono besa el altar. El diácono, inclinando la cabeza ante el celebrante, eleva el orarion con la mano derecha y dice:

D He aquí el tiempo de obrar para el Señor. Bendice, padre.

S Bendito sea nuestro Dios, ahora y siempre siglos de los siglos. Amén.

D Ruega por mí, padre santo.

S Que el Señor dirija tus pasos.

D Acuérdate de mí, padre santo.

S Que el Señor Dios se acuerde de ti en su Reino, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

D Amén.

Sale entonces del santuario por la puerta Norte, se sitúa ante las puertas reales y hace tres inclinaciones en voz baja:

D Señor, abrirás mis labios y mi boca proclamará tu alabanza.

Enseguida, dice en voz alta:

Bendice, Padre.

El sacerdote toma entonces el evangeliario con las dos manos y traza el signo de la cruz por encima del antimensión diciendo con una voz fuerte:

S Bendito es el Reino del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

C Amén.

D En paz, oremos al Señor.

C Señor, ten piedad. ( se repite después de cada petición)

D Por la paz que viene del cielo y la salvación de nuestras almas, oremos al Señor.

D Por la paz del mundo entero, la estabilidad de las santas Iglesias de Dios y la unión de todos, oremos al Señor.

D Por esta santa casa, por aquellos que entran con fe, piedad y temor de Dios, oremos al Señor.

D Por nuestro metropolita (arzobispo o obispo) N …; la orden venerable de presbíteros, el diaconado en Cristo, por todo el clero y todo el pueblo, oremos al Señor.

D Por nuestro país y los que lo gobiernan, oremos al Señor.

D Por esta ciudad (pueblo, monasterio), por todas las ciudades y todos los lugares y por aquellos que viven en la fe, oremos al Señor.

D Por estaciones benignas, la abundancia de frutos de la tierra y días de paz, oremos al Señor.

D Por aquellos que están en la mar y en los aires, los viajeros, los enfermos, los prisioneros, por todos aquellos que sufren y por la salvación de todos, oremos al Señor.

D Para ser librados de toda aflicción, enemistad, peligro y necesidad, oremos al Señor.

D Socórrenos, sálvanos, ten piedad de nosotros y guárdanos, oh Dios, por Tu gracia.

D Invocando a nuestra santísima, inmaculada, enteramente bendita y gloriosa Soberana, la Madre de Dios y siempre Virgen María y a todos los Santos, confiémonos nosotros mismos, los unos a los otros y toda nuestra vida a Cristo, nuestro Dios.

C A Ti, Señor.

S (voz baja) Señor, nuestro Dios, cuyo poder es incomparable y la gloria incomprensible, cuya misericordia es inconmensurable, e inefable es su amor por los hombres, Tú mismo, Maestro, en tu ternura, inclina tu mirada sobre nosotros y sobre esta santa casa y concédenos a nosotros y a todos aquellos que rezan con nosotros, tus ricos beneficios y tus liberalidades.

(voz alta) Porque a Ti corresponden toda gloria, honor y adoración, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

C Amén.

1ª ANTIFONA

Se canta la primera Antífona (Salmo 102 o Salmo 91 o una selección de versículos del salterio propios a la fiesta).

Versículos del Salmo 102

Bendice, alma mía, al Señor.

Bendito eres, Señor.

Bendice, alma mía, al Señor.

Y que todo lo que está en mi bendiga su santo Nombre.

Alma mía, bendice al Señor.

Y no olvides ninguno de sus beneficios.

El Señor es compasivo y misericordioso,

longánimo y lleno de misericordia.

Bendice, alma mía, al Señor.

Y que todo lo que está en mi bendiga su santo Nombre.

Versículos del Salmo 91

-Es bueno confesar al Señor y cantar tu Nombre, oh Altísimo.

-Por las oraciones de la Madre de Dios, oh Salvador, sálvanos.

-Anunciar por la mañana tu misericordia y tu verdad durante la noche.

-Porque el Señor es justo y no hay en Él injusticia.

-Por las oraciones de la Madre de Dios, oh Salvador, sálvanos.

. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

-Por las oraciones de la Madre de Dios, oh Salvador, sálvanos.

El diácono se sitúa ante el icono del Salvador durante el canto de la antífona. Hace lo mismo en la antífona siguiente, ante el icono de la Theotokos.

D Todavía y de nuevo, en paz, oremos al Señor.

C Señor, ten piedad.

D Socórrenos, sálvanos, ten piedad de nosotros y guárdanos, oh Dios, por tu gracia.

D Invocando a nuestra santísima, inmaculada, enteramente bendita y gloriosa Soberana, la Madre de Dios y siempre Virgen, María, y a todos los Santos, confiémonos nosotros mismos los unos a los otros y toda nuestra vida a Cristo, nuestro Dios.

C A Ti, Señor.

S (en voz baja) Señor, nuestro Dios, salva a tu pueblo y bendice tu heredad, guarda la plenitud de tu Iglesia, santifica a los que aman la belleza de tu casa; glorifícalos a su vez por tu divino poder y no nos abandones, a nosotros que esperamos en Ti.

(en voz alta) Porque a ti corresponden la fuerza, a ti el poder y la gloria, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos.

C Amén.

2ª ANTIFONA

Y se canta la segunda Antífona (Salmo 145 o salmo 92, o una selecci6n de versículos sálmicos propios de la fiesta), seguido del himno “Hijo único”.

Salmo 145

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

Mi alma exalta al Señor.

Quiero exaltar al Señor toda mi vida, cantar a mi Dios mientras exista.

No pongáis vuestra fe en los príncipes, en un hijo del hombre impotente para salvar;

Su soplo se va, vuelve al polvo,

Ese día perecen sus pensamientos.

Feliz aquel que tiene por ayuda al Dios de Jacob,

y su esperanza en el Señor su Dios,

que ha hecho el cielo y la tierra,

el mar y todo lo que ellos contienen.

Él mantiene para siempre su fidelidad.

Hace justicia a los oprimidos.

Da pan a los hambrientos.

El Señor libera a los encadenados.

El Señor abre los ojos a los ciegos.

El Señor endereza a los encorvados.

El Señor ama a los justos.

E1 Señor protege al extranjero.

Sostiene al huérfano y a la viuda.

Desvía el camino de los impíos.

El Señor reinará por los siglos.

Tu Dios, oh Sión, de edad en edad.

O bien los versículos del Salmo 92

-El Señor ha entrado en su Reino. Se ha revestido de esplendor. El Señor se ha revestido de poder y lo ha ligado a sus riñones.

Estribillos:

a) el domingo:

Sálvanos, oh Hijo de Dios, Tú que has resucitado de los muertos, a nosotros, que te cantamos: ¡Aleluya!

b) en semana:

Por las oraciones de tus santos, oh Salvador, ¡sálvanos!

-Y ha fundado el universo, que no será sacudido.

Estribillo

-A Tu casa corresponde la santidad, Señor, a lo largo de los días.

Estribillo

-Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

Estribillo

Y ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

O Monogenis

Hijo unigénito y Verbo de Dios, Tú que eres inmortal y que te dignaste, para nuestra salvación, encarnarte en la Santa Madre de Dios y siempre Virgen María, y que sin cambio te hiciste hombre y fuiste crucificado, oh Cristo Dios, por la muerte habiendo vencido la muerte, siendo Uno de la Santa Trinidad, glorificado con el Padre y el Espíritu Santo, sálvanos.

D Todavía y de nuevo en paz, oremos al Señor.

C Señor, ten piedad.

D Socórrenos, sálvanos, ten piedad de nosotros y guárdanos, oh Dios, por tu gracia.

D Invocando a nuestra santísima, inmaculada, enteramente bendita y gloriosa Soberana, la Madre de Dios y siempre Virgen, María, y a todos los santos, confiémonos nosotros mismos, los unos a los otros y toda nuestra vida a Cristo, nuestro Dios.

C A Ti, Señor.

S (en voz baja) Tú, que nos has concedido unir nuestras voces para dirigirte en común estas oraciones y que has prometido escuchar los ruegos de dos o tres reunidos en tu nombre, Tú mismo, realiza las peticiones de tus servidores, según lo que convenga, concediéndonos, en el siglo presente, el conocimiento de tu verdad y, en el siglo venidero, la vida eterna.

(en voz alta) Porque eres un Dios bueno y amigo de los hombres y te glorificamos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

C Amén.

3 ª ANTÍF0NA

El diácono entra en el santuario por la puerta sur. Se canta la tercera antífona (Bienaventuranzas o salmo 94)

-En tu Reino, acuérdate de nosotros, Señor,

-Bienaventurados los pobres de espíritu, porque el Reino de los cielos es de ellos.

-Bienaventurados los afligidos, porque serán consolados.

-Bienaventurados los mansos porque heredaran la tierra.

-Bienaventurados los hambrientos y sedientos de justicia porque serán saciados.

-Bienaventurados los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.

-Bienaventurados los de corazón limpio porque verán a Dios.

-Bienaventurados los pacificadores, porque serán llamados hijos de Dios.

-Bienaventurados los perseguidos a causa de la justicia porque el Reino de los cielos es de ellos.

-Bienaventurados seréis cuando se os ultraje y se os persiga y se diga falsamente de vosotros toda clase de mal a causa de Mí.

-Regocijaos y estad alegres, porque vuestra recompensa será grande en los cielos.

Versículos del salmo 94

-Venid, alegrémonos en el Señor, cantemos a Dios nuestro Salvador.

Estribillos:

‑Domingos: Sálvanos, oh Hijo de Dios, Tú que has resucitado de los muertos, a nosotros, que te cantamos: ¡Aleluya!

En semana: Sálvanos, oh Hijo de Dios, Tú que eres admirable en tus santos, a nosotros que te cantamos: ¡Aleluya!

-Apresurémonos a presentarnos ante su rostro para confesarlo, y cantémosle al son de los instrumentos.

Estribillo

-Porque el Señor es un Dios grande y un gran Rey sobre la tierra.

-Porque en sus manos están los confines de la tierra y las cimas de las montañas son suyas.

Estribillo

-Porque suyo es el mar y es E1 quien 1o ha hecho, y la tierra firme, que sus manos han modelado.

Estribillo

PEQEÑA ENTRADA

Durante el canto, los celebrantes se inclinan tres veces. El sacerdote toma entonces el evangeliario y se lo entrega al diácono. Después, rodeando el altar, salen del santuario por la puerta Norte precedidos del ceroferario. Llegados ante las puertas reales, inclinan la cabeza. El rito que sigue se hace en voz baja hasta “Sabiduría, en pie”.

D Oremos al Señor

S (Oración de la entrada) Maestro y Señor, nuestro Dios, que has establecido en los cielos las órdenes y las milicias de los ángeles y arcángeles para el servicio de tu gloria, haz que nuestra entrada sea también la entrada de los santos ángeles que sirven y glorifican con nosotros tu bondad. Porque a Ti corresponden toda gloria, honor y adoración, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

D (Elevando el orarion para designar al Oriente) Amén. Bendice, padre, la santa entrada.

S (Bendiciendo) Bendita es la entrada de tu santuario en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Los celebrantes penetran en el santuario por las puertas reales y el diácono coloca el evangeliario sobre el antimensión.

C Venid, adoremos y prosternémonos ante Cristo. Sálvanos, oh Hijo de Dios…

domingo: Tú, que has resucitado de los muertos, a nosotros que Te cantamos: Aleluya.

en semana: Tú, que eres admirable en tus santos, a nosotros que Te cantamos: Aleluya

en Las fiestas de la Madre de Dios: Por las oraciones de la Madre de Dios, a nosotros que Te cantamos: Aleluya.

Y se cantan los himnos propios del día. El diácono, teniendo el orarion en la mano derecha, dice en voz baja:

D Bendice, Padre, el momento del Trisagion.

Habiendo recibido la bendición del sacerdote, sale del santuario por las puertas reales y, vuelto hacia el altar, dice:

D Oremos al Señor

C Señor, ten piedad.

ORACIÓN DEL TRISAGION

S (en voz baja) ¡Oh Dios Santo, que reposas en el Santuario, celebrado por la voz tres veces santa de los Serafines, glorificado por los Querubines, y adorado por todas las Potencias celestes! Tú, que de la nada has llevado todo al ser, que has creado al hombre a tu imagen y semejanza y lo has ornado de todos los dones de tu gracia; Tú, que concedes sabiduría y razón a aquel que las pide y no desprecias al pecador, estableciendo la penitencia como vía de salvación, Tú, que nos has vuelto dignos, humildes e indignos servidores tuyos, de mantenernos, en este momento, ante la gloria de tu santo altar y de aportarte la adoración y la alabanza que te es debida; Tu mismo, Maestro, recibe también de nuestros labios pecadores el himno tres veces santo y visítanos en tu bondad; perdónanos toda falta voluntaria e involuntaria, santifica nuestras almas y nuestros cuerpos y concédenos servirte en santidad todos los días de nuestra vida, por la intercesión de la santa Madre de Dios y de todos los santos que desde el principio de los siglos te han sido agradables.

(en voz alta) Porque eres santo, oh Dios nuestro, y Te glorificamos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre,

D (volviéndose hacia el pueblo y elevando el orarion) Y por los siglos de los siglos.

C Amén. Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros (3 veces) [1] Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Santo Inmortal, ten piedad de nosotros. Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros.

El rito que sigue se hace en voz baja:

D Ordena, Padre.

Y se dirigen hacia el “Alto Lugar”, lugar reservado al trono del obispo.

S Bendito aquel que viene en nombre del Señor. (Sal. 97,26)

D Bendice, Padre, el Trono.

S Eres bendito sobre el trono de gloria de tu Reino, Tú, que estás sentado sobre los querubines, en todo tiempo ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Se sitúan a los lados del trono del obispo.

D (en voz alta) Estemos atentos.

S Paz a todos.

L Y a tu espíritu.

D ¡Sabiduría!

PROKIMENON

El lector, alternando con el coro, canta el proquimenon del día.

D ¡Sabiduría!

LECTURA Y ALELUYA

L Lectura de la epístola del santo Apóstol Pablo a los N… (o: Lectura de la epístola católica de N..; o: Lectura de los Hechos de los Apóstoles)

D ¡Estemos atentos!

El lector lee la lectura del día.

S Paz a ti, lector.

D Y a tu espíritu.

D ¡Sabiduría!

L Aleluya (2 veces)

C Aleluya (2 veces)

El lector lee los versículos indicados, a los cuales el coro responde:

C Aleluya (3 veces)

Durante el canto del Aleluya, el diácono inciensa el altar, la mesa de preparación, todo el santuario, el iconostasio y al pueblo.

EVANGELIO

Oración que precede al Evangelio.

S Haz brillar en nuestros corazones la luz incorruptible del conocimiento de tu divinidad, oh Señor, amigo de los hombres, y abre los ojos de nuestra inteligencia, para que comprendamos tu mensaje evangélico. Inspíranos también el temor de tus santos mandamientos, para que llevemos una vida espiritual, habiendo pisoteado todo deseo carnal, no pensando ni actuando más que para complacerte. Porque eres la iluminación de nuestras almas y de nuestros cuerpos, oh Cristo Dios, y Te glorificamos, con tu Padre eterno y tu Santísimo Espíritu, bueno y vivificante, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Una vez acabado de incensar, el diácono se inclina ante el sacerdote mostrando el evangeliario con el orarion, y le dice en voz baja:

D Bendice, padre, a aquel que va a anunciar el Evangelio según el santo apóstol y evangelista N…

S: Que Dios, por la intercesión del santo y glorioso apóstol y evangelista N…, te conceda anunciar la Buena Nueva con fuerza, para la realización del Evangelio de su Hijo bienamado, nuestro Señor Jesús‑Cristo.

Y le entrega el evangeliario (al diácono). Este sale por las puertas reales llevando el evangeliario y se coloca en el ambón, precedido de un ceroferario.

D Sabiduría, estemos en pie. Escuchemos el santo Evangelio.

S Paz a todos.

C Y a tu espíritu

D Lectura del santo Evangelio según san N…

C Gloria a Ti, Señor, gloria a Ti.

S Estemos atentos.

El diácono lee el Evangelio del día.

C Gloria a Ti, Señor, gloria a Ti.

S Paz a ti, que anuncias la Buena Nueva.

Y coloca el evangeliario sobre el altar.

HOMILIA

ECTENIA

D (en el ambón) Digamos todos con toda nuestra alma y todo nuestro espíritu, digamos:

C Señor, ten piedad.

D Señor todopoderoso, Dios de nuestros padres, Te rogamos, escúchanos y ten piedad.

C Señor, ten piedad.

D Señor todopoderoso, Dios de nuestros padres, Te rogamos, escúchanos y ten piedad.

C Señor, ten piedad.

D Ten piedad de nosotros, oh Dios, según tu gran misericordia, Te rogamos, escúchanos y ten piedad.

C Señor, ten piedad (3 veces, así como el resto de las peticiones)

D Te rogamos también por nuestro país y los que nos gobiernan.

Durante esta petición, el sacerdote despliega el antimensión.

D Rogamos también por nuestro obispo N… y por todos nuestros hermanos en Cristo.

D Rogamos también por los sacerdotes, los monjes y todos nuestros hermanos en Cristo.

D Te rogamos también para obtener misericordia, vida, paz, salud, salvación, protección, perdón y remisión de los pecados de los servidores de Dios, los miembros de esta parroquia (o: los hermanos de este santo monasterio).

D Te rogamos también por los santísimos patriarcas ortodoxos de bienaventurada memoria, por los bienaventurados fundadores de este santo templo, por todos nuestros padres y hermanos ortodoxos que reposan piadosamente aquí y en todo lugar.

D Te rogamos también por los bienhechores de este santo y venerable templo N…, por aquellos que aportan dones N… , por todos los que trabajan y cantan y por todo el pueblo aquí presente, que espera de Ti una gran y abundante misericordia.

S (Oración insistente) (en voz baja) Señor, nuestro Dios, recibe esta oración insistente de tus servidores y ten piedad de nosotros según la inmensidad de tu misericordia, y concédenos tus liberalidades, así como a todo tu pueblo, que espera de Ti una abundante misericordia.

(en voz alta) Porque eres el Dios de misericordia y amigo del hombre y Te glorificamos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

C Amén.

En semana, se puede añadir la ECTENIA PARA LOS MUERTOS:

D Ten piedad de nosotros, oh Dios, según tu gran misericordia, Te rogamos, escúchanos y ten piedad.

C Señor, ten piedad. (3 veces, así como el resto de las peticiones)

D Te rogamos también por el reposo del alma del servidor de Dios, difunto N…, para que le sean remitidos sus pecados voluntarios e involuntarios.

D Que Dios establezca su alma en la morada donde los justos gozan del reposo.

D Pidamos a Cristo, Rey inmortal, nuestro Dios, que le conceda la misericordia divina, el Reino de los cielos y la remisión de sus pecados.

C Escúchanos, Señor.

D Oremos al Señor.

C: Señor, ten piedad.

S: (Oración por los difuntos) (en voz baja) Dios de los espíritus y de toda carne, que has vencido a la muerte y aniquilado al diablo, Tú, que has dado la vida al mundo, Señor, concede el reposo al alma de tu servidor difunto N… en un lugar de luz, un lugar de abundancia y de reposo, donde ya no hay ni dolor, ni tristeza, ni llantos. Perdónale todo pecado cometido en palabra, en acción o en pensamiento, porque eres un Dios bueno y amigo de los hombres: no hay hombre que viva y no peque, sólo Tú eres sin pecado, tu justicia es justicia para la eternidad y tu palabra es verdad.

(en voz alta) Porque eres la resurrección, la vida y el reposo de tu servidor difunto N.., oh Cristo nuestro Dios, y Te glorificamos con tu Padre eterno y tu Santísimo Espíritu, bueno y vivificante, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

C Amén.

ECTENIA DE LOS CATECÚMENOS

D Catecúmenos, orad al Señor.

Cuando la comunidad tiene catecúmenos que se preparan al bautismo, el diácono canta la ectenia siguiente:

C Señor, ten piedad. (Lo mismo para las peticiones siguientes)

D Fieles, oremos por los catecúmenos.

D Para que el Señor les tenga misericordia.

D Que les enseñe la palabra de verdad.

D Que les revele el Evangelio de Justicia.

D Que les una a su Iglesia santa, católica y apostólica.

D Sálvalos, ten piedad de ellos, protégelos y guárdalos, oh Dios, por tu gracia.

D Catecúmenos, inclinad la cabeza ante el Señor.

C Ante Ti, Señor.

S (Oración por los catecúmenos) (en voz baja) Señor, Dios, que habitas en lo mas alto de los cielos y te dignas mirar a las más humildes criaturas, que has enviado a tu Hijo único, nuestro Dios y Señor Jesús Cristo, para la salvación del género humano, inclina tu mirada hacia los catecúmenos, tus servidores, que inclinan su cabeza ante Ti. Hazlos dignos, en el tiempo oportuno, del baño de la regeneración, de la remisión de tus pecados y del vestido de incorruptibilidad; úneles a tu Iglesia, santa, católica y apostólica, y añádeles al rebaño de tus elegidos.

(en voz alta) Para que también ellos glorifiquen con nosotros tu Nombre, digno de todo honor y de toda gloria, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

C Amén.

Si es costumbre en la comunidad que los catecúmenos no asistan a la Eucaristía, el diácono dice:

D ¡Que todos los catecúmenos se retiren! ¡Catecúmenos, retiraos! ¡Que todos los catecúmenos se retiren! ¡Que no quede ningún catecúmeno!

Liturgia de los Fieles[2]

D Y nosotros, los fieles, todavía y de nuevo, en paz, oremos al Señor.

C Senor, ten piedad.

D Socórrenos, sálvanos, ten piedad de nosotros y guárdanos, oh Dios, por tu gracia.

C Senor, ten piedad.

D ¡Sabiduría!

Primera oración por los fieles

S (en voz baja) Te damos gracias, Señor Dios de las Potencias, por habernos juzgado dignos de estar aún, en este momento, ante tu santo altar y de prosternarnos implorando tu misericordia por nuestros pecados y las ignorancias de tu pueblo. Acepta, oh Dios, nuestra oración. Haznos dignos de ofrecerte nuestras oraciones, nuestras súplicas y nuestros sacrificios incruentos por todo tu pueblo. Concédenos la fuerza, a nosotros que nos has establecido para este ministerio, de invocarte en todo tiempo y en todo lugar, en el poder de tu Espíritu Santo, sin incurrir ni en condenación, ni en reproche, con una conciencia pura, para que escuchando nuestras oraciones, nos seas misericordioso en la plenitud de tu bondad.

(en voz alta) Porque a Ti pertenecen toda gloria, y adoración, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por siglos de los siglos.

C Amén.

D Todavía y de nuevo, en paz, oremos al Señor.

C Senor, ten piedad.

D Socórrenos, sálvanos, ten piedad de nosotros y guárdanos, oh Dios, por tu gracia.

C Senor, ten piedad.

D ¡Sabiduría!

Segunda oración por los fieles.

S (en voz baja) De nuevo con insistencia, nos prosternamos ante Ti, y Te rogamos, a Ti, que eres bueno y amigo de los hombres, que consideres nuestra súplica, que purifiques nuestras almas y nuestros cuerpos de toda mancha de la carne y del espíritu. Y haz que estemos ante tu santo altar sin incurrir ni en reproche, ni en condenación. Concede, oh Dios, a los que rezan con nosotros, progresar en la vida, la fe y el discernimiento espiritual; concédeles que te sirvan siempre irreprochablemente con temor y amor, concédeles participar sin incurrir en condenación a tus santos Misterios y ser juzgados dignos de tu Reino celeste.

(En voz alta) Para que, guardados en todo tiempo por tu poder, Te glorifiquemos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

C Amén.

GRAN ENTRADA

Himno de los Querubines

Nosotros que representamos a los querubines y cantamos el himno tres veces santo a la vivificante Trinidad, desprendámonos en este momento de todas las preocupaciones de este mundo.

El diácono toma el incensario, lo hace bendecir por el sacerdote y, recitando el salmo 50, inciensa el altar, la mesa de preparación, el santuario, el iconostasio, el pueblo y, entrando de nuevo en el santuario, al celebrante.

S Ninguno de los que están ligados por los deseos y las voluptuosidades carnales es digno de venir a Ti, de acercársete y de rendirte culto, oh Rey de gloria: porque servirte es algo grave y temible para las mismas potencias celeste. Pero en tu inefable e inconmensurable amor por el hombre, te has hecho hombre sin cambio ni alteración y te has convertido en nuestro gran sacerdote; y Dueño de todas las cosas, nos ha confiado la realización sagrada de este sacrificio litúrgico e incruento. Solo Tú, Señor nuestro Dios, reinas sobre el cielo y la tierra, llevado en un trono de Querubines, Señor de los Serafines, Rey de Israel, solo Tú eres Santo y reposas en el santuario. Te suplico pues, a Ti, el único bueno y bondadoso, inclina tu mirada sobre el pecador y el indigno servidor que soy yo, purifica mi alma y mi corazón de todo pensamiento malo y dame la fuerza, por el poder de tu Espíritu Santo, de permanecer revestido de la gracia del sacerdocio ante esta tu santa mesa, y de consagrar tu Cuerpo santo y sin mancha y tu Sangre preciosa. Vengo a Ti inclinando la cabeza y te suplico no apartes de mí tu Rostro, y no me rechaces de entre el número de tus hijos, mas vuélveme digno, pecador e indigno que soy, de ofrecerte estos dones. Porque eres Tú quien ofrece y quien es ofrecido, Tú quien recibe y quien es distribuido, oh Cristo nuestro Dios; y te glorificamos con tu Padre eterno y tu Santísimo Espíritu, bueno y vivificante, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Elevando las manos, dice tres veces:

S Nosotros que representamos místicamente a los querubines y cantamos el himno tres veces santo a la vivificante Trinidad, desprendámonos en este momento de todas las preocupaciones de este mundo.

Elevando el orarion.

D Para recibir al Rey de todas las cosas, invisiblemente escoltado por los ejércitos angélicos, Aleluya, Aleluya, Aleluya.

El sacerdote besa el antimensión, y el diácono, el ángulo del altar; se dirigen a la mesa de Preparación, el diácono rodeando el altar. El sacerdote inciensa los santos dones, diciendo tres veces:

S Oh Dios, purifícame, pecador.

D (tomando el incensario) Eleva, Padre.

El sacerdote eleva el aer y lo coloca sobre la espalda izquierda del diácono.

S Elevad las manos hacia el santuario y bendecid al Señor. (Sal. 133, 2)

El diácono pone una rodilla en tierra y recibe del sacerdote la patena, teniendo el incensario en la mano derecha.

El sacerdote toma el cáliz (si el sacerdote celebra solo, toma el cáliz en la mano derecha y la patena en la izquierda). Precedidos del ceroferario, salen del santuario por la puerta Norte y van en procesión a situarse ante las puertas reales. El sacerdote, vuelto hacia el pueblo, dice las conmemoraciones solemnes:

S Que el Señor Dios se acuerde en Su Reino de nuestro Obispo N…, en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

Que el Señor se acuerde en su Reino de este país y de los que lo gobiernan, en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

Que el Señor Dios se acuerde en su Reino de todos vosotros, fieles, en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

C Amén. Para recibir al Rey de todas las cosas, invisiblemente escoltado par los ejércitos angélicos. Aleluya, Aleluya, Aleluya.

Sacerdote y diácono entran en el santuario por las puertas reales. El diácono a la derecha del altar, pone una rodilla en tierra. El rito que sigue se hace en voz baja hasta: “Realicemos esta oración ante el Señor”.

D (al sacerdote que se acerca al altar) Que el Señor Dios se acuerde en su Reino de tu sacerdocio.

S Que el Señor Dios se acuerde en su Reino de tu diaconado, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

Habiendo depositado el cáliz en el lado derecho del antimensión, toma la patena de las manos del diácono y la sitúa a la izquierda del cáliz.

Saca entonces los velos de la patena y los deposita plegados sobre el altar, a un lado y otro, diciendo:

S El noble José descendió de la Cruz tu Cuerpo purísimo, lo envolvió con un lienzo inmaculado, lo ungió de aromas y lo depositó en un sepulcro nuevo.

En la tumba corporalmente, en los infiernos en alma como Dios, en el paraíso con el buen ladrón, Tú estabas en el trono con el Padre y el Espíritu, oh Cristo, que todo lo llenas y que ningún lugar puede contenerte.

Toma el aer, lo mantiene a la altura del incensario y recubre la patena y el cáliz diciendo:

S Portador de vida, más resplandeciente en verdad que el paraíso, más deslumbrante que ninguna morada real, así se nos ha aparecido tu tumba, fuente de nuestra resurrección.

El noble José descendió de la Cruz tu Cuerpo purísimo, lo envolvió con un lienzo inmaculado, lo ungió de aromas y lo depositó en un sepulcro nuevo.

Inciensa los santos dones, diciendo:

S En tu benevolencia, Señor, colma de bienes a Sión, y que se edifiquen los muros de Jerusalén, entonces aceptarás el sacrificio de justicia, las alabanzas y los holocaustos, entonces se llevarán becerros sobre tu altar. (Sal. 50,21)

Dirigiéndose al diácono:

S Acuérdate de mi, hermano y concelebrante.

D Que el Señor Dios se acuerde en su Reino de tu sacerdocio, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

S Ruega por mi, hermano y concelebrante.

D El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. (Luc. 1, 35)

S Ese mismo Espíritu obrará con nosotros todos los días de nuestra vida.

D Acuérdate de mí, padre santo.

S (bendiciendo al diácono) Que el Señor y Dios se acuerde de ti en su Reino, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

D Amén.

El diácono sale por la puerta Norte.

D Realicemos nuestra oración al Señor.

C Senor, ten piedad.

D Por los preciosos dones que son ofrecidos, oremos al Señor.

C Senor, ten piedad.

D Por este santo templo, por los que entran con fe, piedad y temor de Dios, oremos al Señor.

C Senor, ten piedad.

D Para ser librados de toda aflicción, enemistad, peligro y necesidad, oremos al Señor.

C Señor, ten piedad.

D Socórrenos, sálvanos, ten piedad de nosotros y guárdanos, oh Dios, por tu gracia.

C Señor, ten piedad.

D Que todo este día sea perfecto, santo, apacible y sin pecado, pidamos al Señor.

C Escúchanos, Señor. (Lo mismo para las demás peticiones)

D Un ángel de paz, guía fiel, guardián de nuestras almas y de nuestros cuerpos, pidamos al Señor.

D El perdón y la remisión de nuestros pecados y de nuestras transgresiones, pidamos al Señor.

D Lo que es bueno y útil para nuestras almas y la paz para el mundo, pidamos al Señor.

D El acabar nuestra vida en la paz y la penitencia, pidamos al Señor.

D Un fin cristiano, sin dolor, sin vergüenza, apacible, y nuestra justificación ante su temible trono, pidamos al Señor.

D Invocando a nuestra santísima, inmaculada, bendita y gloriosa Soberana, la Madre de Dios y siempre Virgen María, y a todos los santos, confiémonos nosotros mismos, los unos a los otros y toda nuestra vida a Cristo, nuestro Dios.

C A Ti, Señor.

Oración de la Ofrenda

S (en voz baja) Señor Dios todopoderoso, el único Santo, que recibes el sacrificio de alabanza de los que te invocan de todo corazón, acepta también nuestra oración de pecadores y llévala a tu santísimo altar. Concédenos ofrecerte los dones y los sacrificios espirituales por nuestros pecados y las ignorancias de tu pueblo. Y haznos dignos de hallar gracia ante Ti, para que nuestro sacrificio te sea agradable y que tu Espíritu de gracia, en su bondad, descienda sobre nosotros, sobre estos dones y sobre todo tu pueblo.

(En voz alta) Por la misericordia de tu Hijo único con el que eres bendito, así como tu Santísimo Espíritu, bueno y vivificante, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

C Amén.

S Paz a todos.

C Y a tu espíritu.

D Amémonos los unos a los otros, para que, en un mismo espíritu, confesemos.

C Al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, Trinidad consubstancial e indivisible.

El sacerdote hace tres inclinaciones y besa la patena, el cáliz y el altar, El rito que sigue se hace en voz baja hasta la exclamación: ”Las puertas”.

S Te amaré, Señor, fuerza mía; el Señor es mi apoyo y mi refugio. (Salga 17,2‑3) (3 veces)

En el caso de que haya concelebrantes, el celebrante va a la derecha del altar y dice al primer concelebrante:

S Cristo está entre nosotros.

El concelebrante responde:

Está y permanecerá.

Y entonces se dan el beso. Después, el primer concelebrante da el beso al siguiente y así sucesivamente. Los diáconos, si hay varios, se dan el beso de la misma manera que los sacerdotes, pero detrás del altar.

D ¡Las puertas, Las puertas! (o: Las puertas, cuidad las puertas!) Estemos atentos en la sabiduría.

El sacerdote levanta el aer que recubre los santos dones y elevándolo con las dos manos lo agita durante el canto del Símbolo de la fe.

SÍMBOLO DE LA FE

Comunidad o coro:

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, de todas las cosas visibles e invisibles.

Y en un solo Señor Jesús-Cristo, Hijo unigénito de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos, Luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, consubstancial al Padre, y por quien todo ha sido hecho. Quien, por nosotros, los hombres, y para nuestra salvación, descendió de los cielos y se encarnó del Espíritu Santo y de María la Virgen, y se hizo hombre. Fue crucificado por nosotros bajo Poncio Pilato, sufrió y fue sepultado. Y resucitó al tercer día según las Escrituras. Y subió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre. Y volverá en gloria, a juzgar a los vivos y a los muertos. Y su reino no tendrá fin.

Y en el Espíritu Santo, Señor, Dador de vida, que procede del Padre. Que es adorado y glorificado con el Padre y el Hijo, y que habló por los profetas.

En la Iglesia Una, santa, católica y apostólica. Confieso un sólo bautismo para la remisión de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del siglo venidero. Amén.

D ¡Permanezcamos firmes! Mantengámonos con temor Estemos atentos a ofrecer en paz la santa oblación.

C La ofrenda de paz, el sacrificio de alabanza.

S (bendiciendo al pueblo) Que la gracia de nuestro Señor Jesús-Cristo, el amor de Dios Padre y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. (IICor 13, 13)

C Y con tu espíritu.

S Elevemos nuestros corazones.

C Los tenemos hacia el Señor.

S Demos gracias al Señor.

C Es digno y justo adorar al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, Trinidad consubstancial e indivisible.

Oración de la Oblación

S (voz baja) Es digno y justo cantarte, bendecirte, alabarte, darte gracias y adorarte por todas partes donde se extiende Tu soberanía. Porque eres un Dios inexpresable, incomprensible, invisible, inaccesible, ser eterno, siempre el mismo. Tú y tu Hijo único y tu Espíritu Santo. De la nada, nos has llevado al ser, nos has levantado, a nosotros que estábamos caídos, y no has cesado de obrar hasta que nos has elevado al cielo y nos has hecho don de tu Reino venidero. Por esto Te damos gracias a Ti y a tu Hijo único y a tu Espíritu Santo; por todos los beneficios conocidos o ignorados por nosotros, manifestados o escondidos derramados sobre nosotros. Te damos gracias también por esta liturgia, que Te has dignado recibir de nuestras manos, aunque tengas para servirte a miles de arcángeles y miríadas de ángeles, querubines y serafines, de seis alas, de ojos numerosos, volando en las altas regiones.

(Voz alta) Gritando, bramando, y rugiendo el himno triunfal, y diciendo:

Durante esta exclamación del sacerdote, el diácono toma el asterisco con la mano derecha y hace un signo de la cruz en la patena, tocando ligeramente con cada brazo un lado de la patena. Deposita el asterisco sobre el altar, después de haberlo plegado.

SANCTUS

C Santo, santo, santo el Señor Sabaoth. El cielo y la tierra están llenos de tu gloria. (Is. 6, 3)

Hosanna en las alturas. Bendito el que viene en Nombre del Señor. Hosanna en las alturas. (Mat 21, 9)

ANAMNESIS

Prosigue la Oración de la Oblación.

S (voz baja) Señor, amigo de los hombres, también nosotros, uniéndonos a estas bienaventuradas potencias, clamamos y decimos: Eres santo. Eres perfectamente santo. Tú y tu Hijo Único y tu Espíritu Santo. Eres santo, eres perfectamente santo, tu gloria es magnífica. Tú, que has amado al mundo hasta dar a tu Hijo único para que, quien crea en El no perezca, sino que tenga la vida eterna. Vino y realizó tu designio hacia nosotros. La noche en que fue entregado o más bien, se entregó Él mismo para la vida del mundo, tomó un pan en sus manos santas, puras e inmaculadas, dio gracias, lo bendijo, lo santificó, lo rompió y lo dio a sus santos discípulos y apóstoles diciendo:

El sacerdote muestra el Pan con la mano derecha. El diácono hace lo mismo tendiendo el orarion. El sacerdote dice, en voz alta:

S (en voz alta) Tomad, comed, este es Mi Cuerpo, que es roto por vosotros, en remisión de los pecados. (Mat 26, 26) (ICor 11, 24)

C Amén.

S (en voz baja) Igualmente, tomó el cáliz después de la cena, diciendo:

El sacerdote y el diácono muestran el cáliz.

S (en voz alta) Bebed todos, esto es mi Sangre, la Sangre de la Nueva Alianza, que es derramada por vosotros y por muchos, en remisión de los pecados.

C Amén.

S (en voz baja) Conmemorando pues este mandamiento saludable y todo lo que ha sido hecho por nosotros: la Cruz, la Tumba, la Resurrecci6n al tercer día, la Ascensión al cielo, su trono a la derecha del Padre, el segundo y glorioso Advenimiento.

(En voz alta) Lo que es tuyo, teniéndolo de Ti, te lo ofrecemos en todo y por todo. [3]

Mientras el sacerdote pronuncia estas palabras, el diácono, cruzando las manos, toma la patena con la mano derecha y el cáliz con la mano izquierda, después los eleva, haciendo un signo de la cruz encima del altar.

EPICLESIS

C Te cantamos, te bendecimos, te damos gracias, Señor y te rogamos, oh Dios nuestro.

Los celebrantes hacen entonces tres inclinaciones, diciendo en cada una de las inclinaciones:

Dios, purifícame, pecador.

El sacerdote eleva las manos y dice:

S Señor, que en la tercera hora, enviaste a tu Santísimo Espíritu sobre tus apóstoles, no nos lo retires en tu bondad, más renuévanos, a nosotros que te imploramos.

D No me rechaces lejos de tu Rostro y no me retires tu Espíritu Santo. (Sal 50, 13)

Y hacen una inclinación.

S (voz alta) Te ofrecemos también este culto espiritual e incruento y te invocamos, te rogamos y te suplicamos: envía tu Espíritu Santo sobre nosotros y sobre los dones que aquí son presentados.

D (señalando el pan con el orarion) Bendice, padre, el santo Pan.

S (bendiciendo el Pan) Y haz de este Pan Cuerpo precioso de tu Cristo.

D Amén.

Y señalando con el orarion el cáliz:

D Bendice, Padre, el Santo Cáliz.

S (bendiciendo) Y lo que está en este cáliz, Sangre preciosa de tu Cristo.

D Amén.

Y señalando los dos elementos:

D Bendice, Padre, uno y otro.

S (haciendo un signo de la cruz sobre la patena y el cáliz) Cambiándolos por tu Espíritu Santo.

D Amén, amén, amén.

Después, el diácono inclinando la cabeza ante el sacerdote, dice:

D Acuérdate de mí, padre Santo.

S Que el Señor Dios se acuerde de ti en su Reino, en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

D Amén.

S (continuando la oración eucarística) Para que sean, para los que las reciben, sobriedad del alma, remisión de los pecados, comunión de tu Espíritu Santo, plenitud del Reino de los cielos, confianza en Ti, y no juicio o condenaci6n. Te ofrecemos también este culto razonable por los que han encontrado el reposo en la fe: los antepasados, los Padres, los Patriarcas, los Profetas, los Apóstoles, los Predicadores, los Evangelistas, los Mártires, los Confesores, los Ascetas y por toda alma justa fallecida en la fe.

Inciensa los dones consagrados y dice en voz alta:

S Y en primer lugar por nuestra santísima, inmaculada, enteramente bendita y gloriosa Soberana, Madre de Dios y siempre Virgen, María.

HIMNO A LA VIRGEN

C Es digno en verdad celebrarte, oh Madre de Dios, Bienaventurada y purísima y Madre de nuestro Dios. Tú, más venerable que los querubines e incomparablemente más gloriosa que los Serafines, Quien sin mancha engendraste a Dios el Verbo, a Ti, verdaderamente Madre de Dios, te exaltamos.

S (en vez baja) Por san Juan Bautista, Profeta y Precursor, por los santos gloriosos e ilustres apóstoles, par san N…, de quien celebramos la memoria, y por todos los santos. Por sus oraciones, oh Dios, inclina tu mirada sobre nosotros.

Y acuérdate, Señor, de todos los que se han dormido en la esperanza de la resurrección para la vida eterna (se hace aquí mención de los difuntos) y dales el reposo en el lugar donde resplandece la luz de tu Rostro.

Te suplicamos también; acuérdate, Señor, de todo el episcopado ortodoxo que dispense fielmente la palabra de tu verdad, de todos los presbíteros, del diaconado en Cristo y de todas las órdenes sagradas.

Te ofrecemos también este culto razonable por el universo, por la Santa Iglesia católica y apostólica, los que llevan una vida pura y honorable, por nuestra patria y los que la gobiernan: concédeles gobernar en paz, para que podamos, en la tranquilidad que nos aseguran, llevar una vida apacible y en calma, en toda piedad y dignidad.

Elevando la voz:

En primer lugar, acuérdate, Señor, de nuestro obispo N…, concede a tu Santa Iglesia que viva largos días en paz, en buena salud, en el honor, y que sea fiel dispensador de tu palabra de verdad. Acuérdate, Señor, de todos y de todas.

El diácono hace aquí mención de los vivos.

C De todos y de todas.

S (en voz baja) Acuérdate, Señor, de esta ciudad, donde vivimos, de toda ciudad y de todo pueblo, y de aquellos que viven en la fe; Acuérdate, Señor, de los que están en el mar, de los viajeros, los enfermos, de los prisioneros, de todos los que sufren y de su salvación. Acuérdate, Señor, de los que traen dones y hacen el bien en tus santas Iglesias, de los que piensan en los pobres y concédenos a todos tus misericordias.

(En voz alta) Y concédenos glorificar y cantar con una sola voz y con un solo corazón tu Nombre venerable y magnífico, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

C Amén.

S (bendiciendo al pueblo) Que las misericordias de nuestro gran Dios y Salvador Jesús‑Cristo, sean con todos vosotros.

C Y con tu espíritu.

El diácono sale por la puerta Norte y se sitúa en el ambón.

GRAN ECTENIA

D Habiendo hecho memoria de todos los santos, todavía y de nuevo, en paz, oremos al Señor.

C Senor, ten piedad (igualmente para las demás peticiones hasta las que acaban por “Escúchanos, Señor”)

D Por los preciosos dones ofrecidos y santificados, oremos al Señor.

D Para que nuestro Dios, amigo de los hombres, que los ha recibido en su santo altar, celeste e invisible, como un perfume de espiritual suavidad, nos envíe a su vez la gracia divina y el don del Espíritu Santo, oremos al Señor.

D Para ser librados de toda aflicción, enemistad, peligro y necesidad, oremos al Señor.

D Socórrenos, sálvanos, ten piedad de nosotros y guárdanos, oh Dios, por tu gracia.

D Que todo este día sea perfecto, santo, apacible y sin pecado, pidamos al Señor.

C Escúchanos, Señor. (igual para el resto de las peticiones)

D Un ángel de paz, guía fiel, guardián de nuestras almas y de nuestros cuerpos, pidamos al Señor.

D El perdón y la remisión de nuestros pecados y de nuestras transgresiones, pidamos al Señor.

D Lo que es bueno y útil para nuestras almas, y la paz para el mundo, pidamos al Señor.

D Un fin cristiano, sin dolor, sin vergüenza, apacible, y nuestra justificación ante su temible trono, pidamos al Señor.

D Acabar el resto de nuestra vida en la paz y la penitencia, pidamos al Señor.

D Habiendo pedido la unidad de la fe y la comunión del Espíritu Santo, confiémonos nosotros mismos, los unos a los otros y toda nuestra vida al Cristo, nuestro Dios.

C A Ti, Señor.

S (en voz baja) Es en Ti, Maestro, amigo de los hombres en Quien confiamos toda nuestra vida y todo nuestro espíritu. Te invocamos, te rogamos y te suplicamos: haznos dignos de participar en los celestes y temibles Misterios de esta mesa espiritual y sagrada, con una conciencia pura, en remisión de nuestros pecados, para el perdón de nuestras transgresiones, para la comunión del Espíritu Santo y la herencia del Reino de los cielos, a fin de que tengamos la confianza de venir a Ti, sin incurrir en juicio o en condena.

(En voz alta) Y haznos dignos, Maestro, de osar con confianza y sin incurrir en condenación, de llamarte Padre, a Ti, el Dios del cielo, y decir:

PADRE NUESTRO

El diácono cruza el orarion sobre sus espaldas, ante el icono de Cristo.

C Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre, venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo; nuestro pan de este día dánosle hoy. Perdona nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos sometas a la tentación, mas líbranos del Maligno.

S Porque a Ti pertenecen el Reino, el Poder, y la Gloria, Padre Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

C Amén.

S Paz a todos.

C Y a tu Espíritu.

D Inclinad la cabeza ante el Señor.

C Ante Ti, Señor.

S (en voz baja) Te damos gracias, oh Rey invisible, a Ti, que por tu poder inconmensurable lo has creado todo y que, por la abundancia de tu misericordia, has llevado todo de la nada al ser. Tú mismo, Maestro, inclina tu mirada desde lo alto del cielo sobre los que tienen la cabeza inclinada, no ante la carne o la sangre sino ante Ti, Dios temible. Tú, Maestro reparte entre todos nosotros los dones colocados aquí para nuestro bien, según la necesidad propia de cada uno: navega con los están en el mar, haz camino con los viajeros, cura a los enfermos, oh Médico de nuestras almas y de nuestros cuerpos.

(En voz alta) Por la gracia, la misericordia y el amor por los hombres de tu Hijo único con el que eres bendito, así como tu santísimo Espíritu, bueno y vivificante, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

C Amén.

S (en voz baja) Permanece atento, Señor Jesús-Cristo, Dios nuestro, desde lo alto de tu santa morada y desde el trono de gloria de tu Reino, y ven a santificarnos, Tú que reside en el cielo con el Padre y que estás aquí invisiblemente presente con nosotros. Dígnate distribuirnos con tu poderosa mano tu Cuerpo inmaculado y tu Sangre preciosa y, por nosotros, a todo el pueblo.

El diácono, mientras, ha hecho tres inclinaciones y ha dicho tres veces en voz baja:

D Oh Dios, se propicio conmigo y ten piedad de mí, pecador.

Después, elevando la voz:

D Estemos atentos.

El sacerdote eleva con las dos manos el pan por encima de la patena.

S Los dones santos a los santos.

C Un solo Santo, un solo Señor, Jesús‑Cristo, en la gloria de Dios Padre. Amén. (I Cor 8, 6) (Fil. 2,11)

FRACCIÓN DEL PAN

El diácono entra en el santuario y se canta el himno de la comunión, propio del día o de la fiesta. Este rito se hace en voz baja.

D Fracciona, padre, el santo Pan.

S El Cordero de Dios es fraccionado y repartido, es fraccionado pero no dividido; es siempre alimento y no se agota jamás, sino que santifica a los que comulgan en Él.

El sacerdote rompe el Pan en cuatro partes, siguiendo la incisión en forma de cruz hecha en la preparación. Deposita la parte con la inscripción IC en lo alto de la patena. La parte con las letras XC en la zona de abajo, la parte NI a su izquierda y la parte KA a su derecha.

D (mostrando el cáliz con el orarion) Llena, padre, el santo Cáliz.

El sacerdote toma la parte IC, traza con ella un signo de la cruz por encima del cáliz, y la deposita, diciendo:

S Plenitud del Espíritu Santo.

D Amén.

Seguidamente el diácono toma el recipiente que contiene el zeon(agua hirviendo) y la presenta al sacerdote diciendo:

D Bendice, Padre, el zeón.

S (bendiciendo) Bendito es el calor de tu santidad, en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

D (vertiendo el zeon en el cáliz) Calor de la fe llena del Espíritu Santo.

COMUNIÓN DEL CLERO

El sacerdote toma la parte del Pan que lleva las letras XC y la fracciona con la lanza en tantas parcelas como celebrantes haya. Todos se prosternan ante el altar diciendo:

S Olvida, remite, purifica, perdona, oh Dios, todas nuestras transgresiones voluntarias e involuntarias, cometidas en palabras o en actos, conocidas e ignoradas, perdónanoslas, porque eres bueno y amigo de los hombres.

Después de haberse levantado, se saludan mutuamente y se inclinan ante el pueblo diciendo:

erdonadme, padre y hermanos.

Se prosternan de nuevo.

S Acércate, diácono.

D (se sitúa a la izquierda del celebrante rodeando el altar) Me acerco a Cristo, Rey inmortal, Dios nuestro. Dame, padre, el Cuerpo precioso, santo y vivificante de nuestro Señor Dios y Salvador Jesús-Cristo, en remisión de mis pecados y para la vida eterna. Amén.

El sacerdote le coloca en la mano derecha puesta sobre la izquierda una parcela del Santo Cuerpo, diciendo:

S A N.. , diácono, se le da el Cuerpo precioso, santo y purísimo de nuestro Señor Dios y Salvador Jesús‑Cristo, en remisión de sus pecados y para la vida eterna.

El diácono besa la mano del sacerdote y cierra su mano derecha con la izquierda.

El sacerdote, con la mano izquierda, toma una parcela y la deposita en su mano derecha, diciendo:

S Me acerco al Cristo, Rey inmortal, Dios nuestro. El Cuerpo precioso, santo y vivificante de nuestro Señor Dios y Salvador Jesús-Cristo, me es dado a mí, N…, sacerdote, en remisión de mis pecados y para la vida eterna. Amén.

Dice entonces la oración de la comunión:

S Creo, Señor, y confieso que Tú eres en verdad, el Cristo, el Hijo de Dios vivo, venido al mundo para salvar a los pecadores, de los que yo soy el primero. Creo también que esto mismo es tu Cuerpo purísimo y que esto mismo es tu Sangre preciosa. Te ruego pues: ten piedad de mí y perdóname las faltas, voluntarias e involuntarias, cometidas en palabras, en actos, a sabiendas o por inadvertencia, y haznos dignos de participar, sin incurrir en condenación, a tus Misterios purísimos, para la remisión de los pecados y la vida eterna. Amén.

Acéptame hoy a tu Cena mística, Hijo de Dios; no revelaré el Misterio a tus enemigos, no te daré el beso de Judas, sino como el ladrón, te confieso: acuérdate de mí, Señor, cuando vendrás a tu Reino.

Que la participación a tus santos Misterios, Señor, no me sea ni juicio, ni condena, sino la curación de mi alma y de mi cuerpo. Amén.

Los celebrantes consumen el Santo Cuerpo. Seguidamente, el sacerdote toma el cáliz con las dos manos, con el velo, de la que una extremidad está sujeta a la casulla, bajo el cuello y dice:

S Me acerco de nuevo a Cristo, el Rey inmortal y Dios nuestro. Servidor de Dios y sacerdote N…, comulgo a la preciosa y santa Sangre de nuestro Señor Dios y Salvador Jesús‑Cristo en remisión de mis pecados y para la vida eterna. Amén.

Y bebe del cáliz en tres veces. Seguidamente, se seca los labios así como el borde del cáliz, que besa diciendo:

S Esto ha tocado mis labios; mis iniquidades y mis pecados serán borrados. (Is. 6, 7)

Dirigiéndose entonces al diácono:

D Diácono, acércate de nuevo.

El diácono, rodeando el altar, se sitúa a la derecha del sacerdote, y haciendo una inclinación, dice:

D Me acerco de nuevo al Rey inmortal y Dios nuestro. Dame, Padre, la Sangre preciosa y santa del Señor Dios y Salvador Jesús‑Cristo para la remisión de los pecados y la vida eterna. Amén.

Y le presenta el cáliz por tres veces.

Seguidamente, mientras que el diácono besa el borde del cáliz, dice:

Esto han tocado tus labios, tus iniquidades serán quitadas y tus pecados serán borrados.

Si hay varios concelebrantes, comulgan de la misma manera que el celebrante, antes que los diáconos: van a tomar el santo Cuerpo a la izquierda del altar y comulgan la santa Sangre a la derecha del altar. Seguidamente, el sacerdote fracciona las dos partes del Pan que quedan en la patena, según el número de comulgantes, y los deposita en el cáliz, que recubre con el velo de la comunión sobre el cual pone la cuchara.

El diácono, saliendo por las puertas reales, presenta al pueblo el cáliz y dice en voz alta:

D Acercaos con temor de Dios, fe y amor.

C Bendito el que viene en Nombre del Señor. El Señor es Dios y se nos ha aparecido.

COMUNIÓN DE LOS FIELES

Los fieles, habiéndose prosternado, se acercan uno a uno para recibir la Comunión. Se dice la oración de la Comunión:

Creo, Señor, y confieso que eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo, venido al mundo para salvar a los pecadores, de los que yo soy el primero. Creo también que esto mismo es tu Cuerpo purísimo y que esto mismo es tu Sangre preciosa. Te ruego pues: ten piedad de mí y perdóname las faltas, voluntarias e involuntarias, cometidas en palabras, en actos, a sabiendas o por inadvertencia, y haznos dignos de participar, sin incurrir en condenación, a tus Misterios purísimos, para la remisión de los pecados y la vida eterna. Amén.

Acéptame hoy a tu Cena mística, Hijo de Dios; no revelaré el Misterio a tus enemigos, no te daré el beso de Judas, sino como el ladrón, te confieso: acuérdate de mí, Señor, cuando vendrás a tu Reino.

Que la participación a tus santos Misterios, Señor, no me sea ni juicio, ni condena, sino la curación de mi alma y de mi cuerpo. Amén.

C (Durante la Comunión) Recibida el Cuerpo de Cristo, gustad de la Fuente Inmortal.

S (dando la Comunión) El servidor de Dios N…, comulga a los preciosos y santos Cuerpo y Sangre de nuestro Señor Dios y Salvador Jesús-Cristo en remisión de sus pecados y para la vida eterna.

C (Acabada la Comunión) Aleluya, Aleluya, Aleluya.

El sacerdote coloca el cáliz sobre el antimensión. El diácono deposita en el cáliz las parcelas que han quedado en la patena diciendo:

D Testigos de la Resurrección de Cristo, adoremos al Santo Señor Jesús, el único sin pecado. Veneramos tu Cruz, oh Cristo, cantamos y glorificamos tu santa Resurrección; porque eres nuestro Dios, no conocemos a otro. Invocamos Tu Nombre. Venid, creyentes, adoremos todos la santa Resurrección de Cristo, porque la Cruz ha traído la alegría al mundo entero. Bendiciendo en todo tiempo al Señor, cantamos su resurrección, porque habiendo soportado la Cruz por nosotros, por la muerte, ha derribado a la muerte.

¡Resplandece, resplandece, Nueva Jerusalén! Porque la gloria del Señor ha brillado sobre ti. Danza ahora y regocíjate, Sión. Y Tú, Madre de Dios purísima, sé exaltada en la Resurrección de Aquel a quien has dado a luz.

¡Oh Cristo, grande y santísima Pascua! ¡Oh Sabiduría, Verbo y Poder de Dios! Concédenos comulgar a Ti más íntimamente en el día sin crepúsculo de tu Reino.

El diácono coloca la patena encima del cáliz y la seca cuidadosamente con la esponja.

D Lava, Señor, por tu Sangre preciosa y por las oraciones de tus Santos los pecados de los que se han hecho memoria aquí.

S (bendiciendo al pueblo en voz alta) Oh Dios, salva a tu pueblo y bendice tu heredad.

C Hemos visto la verdadera luz, hemos recibido el Espíritu celeste, hemos encontrado la fe verdadera, adoremos a la indivisible Trinidad, porque es ella quien nos ha salvado.

Este canto es reemplazado durante el tiempo pascual por el tropario de Pascua y, durante la octava de la Ascensión, por el de la Ascensión. El sacerdote inciensa tres veces los santos Dones diciendo cada vez:

S Sé exaltado, oh Dios, por encima de los cielos y tu gloria resplandecerá sobre toda la tierra.

Da la patena al diácono. El diácono la lleva a la mesa de preparación, llevando el incensario en la mano derecha. El sacerdote toma el cáliz diciendo:

S Bendito sea nuestro Dios,

Después se vuelve hacia el pueblo y añade, en voz alta, elevando el cáliz:

S En todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos.

Y lleva el cáliz a la mesa de preparación, precedido del diácono, que inciensa. El sacerdote coloca el cáliz sobre la mesa de preparación y lo inciensa.

C Amén. Que nuestros labios se llenen de tu alabanza, Señor, para que cantemos tu gloria. Porque nos has hecho dignos de comulgar a tus santos, divinos, inmortales y vivificantes misterios. Guárdanos en la santidad, para que todo el día aprendamos tu justicia. Aleluya, Aleluya, Aleluya.

Durante el tiempo pascual este canto es reemplazado por el tropario de Pascua.

El diácono, habiéndose descruzado el orarion y en el ambón, dice:

LETANIA

D Estemos en pie; habiendo participado a los temibles Misterios de Cristo, Misterios divinos, santos, inmaculados, inmortales, celestes y vivificantes, demos gracias al Señor.

C Senor, ten piedad.

D Socórrenos, sálvanos, ten piedad de nosotros y guárdanos, oh Dios, por tu gracia.

C Senor, ten piedad.

D Habiendo pedido que todo este día sea perfecto, santo, apacible y sin pecado, confiémonos nosotros mismos, los unos a los otros, y toda nuestra vida a Cristo, nuestro Dios.

C A Ti, Señor.

ORACIÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS

S (en voz baja) Te damos gracias, oh Maestro, amigo de los hombres, que colmas nuestras almas de bienes, por habernos hecho dignos, hay también, de Tus celestes e inmortales Misterios. Ponnos a todos en el camino recto, afiánzanos en tu temor, vela sobre nuestra vida, da firmeza a nuestros pasos, por las oraciones y las súplicas de la gloriosa Madre de Dios y siempre Virgen, María, y de todos los Santos.

Después de haber desplegado el antimensión, el sacerdote traza con el evangeliario un signo de la cruz sobre el altar. Elevando la voz, dice:

Porque eres nuestra santificación, y te glorificamos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

Coloca el Evangeliario sobre el altar.

C Amén.

El sacerdote sale por las puertas reales y se sitúa en medio de la iglesia.

S Salgamos en paz.

C En el Nombre del Señor.

S Oremos al Señor.

C Senor, ten piedad.

S Señor, Tú que bendices a los que te bendicen y santificas a los que ponen su confianza en Ti, salva a tu pueblo y bendice tu heredad. Guarda la plenitud de tu Iglesia; santifica a los que aman la belleza de tu casa y glorifícales a su vez, par tu divino poder. No nos abandones, a nosotros que esperamos en Ti. Da la paz al mundo, a tus Iglesias, a los sacerdotes y a todo tu pueblo. Porque toda gracia y todo don perfecto vienen de lo alto y proceden de Ti, Padre de las luces. Te damos gracias y te adoramos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

C Amén. Bendito sea el Nombre del Señor, desde ahora y para siempre. (3 veces)

El sacerdote entra en el santuario por las puertas reales. El diácono, durante la lectura de la oración final, se sitúa ante el icono del Salvador e inclina la cabeza manteniendo el orarion levantado. Terminada la oración, entra en el santuario, por la puerta Norte. Y se acerca al altar a la izquierda del sacerdote e inclina la cabeza: el sacerdote lo bendice y dice la oración de la consumición de los santos Dones.

S Oh Cristo, nuestro Dios, realización de la ley y los profetas, Tú que ha realizado todas las disposiciones del Padre con respecto a nuestra salvación, llena nuestros corazones de gozo y alegría, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

El diácono se dirige entonces a la mesa de preparación donde consume los santos Dones. Si el sacerdote celebra sin diácono, lee esta oración después de la despedida final, ante la mesa de la preparación. El sacerdote, bendiciendo al pueblo, dice en voz alta:

S Que la bendición del Señor sea sobre vosotros, por su gracia y su amor para los hombres, en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

C Amén.

S Gloria a Ti, oh Cristo nuestro Dios, nuestra esperanza, gloria a Ti.

C Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Senor, ten piedad. (2 veces)

Padre, da tu bendición.

BENDICIÓN

El sacerdote toma la cruz, sale por las puertas reales y, vuelto hacia el pueblo, da la despedida:

Domingo: Que Aquel que ha resucitado de entre los muertos, Cristo, nuestro verdadero Dios, por las oraciones de su santa Madre enteramente pura, de los santos, gloriosos e ilustres Apóstoles, de los santos gloriosos y victoriosos mártires, de nuestros Padres santos y teóforos.

En semana: Que Cristo, nuestro verdadero Dios, par la intercesión de su santa Madre, enteramente pura e inmaculada,

Aquí el lunes se intercala: Por la protección de las venerables potencias celestes e incorporales,

O, el martes: por las oraciones del venerable y glorioso profeta, Juan Bautista el precursor,

O, el Miércoles y Viernes: Por el poder de la venerable y vivificante Cruz,

O, el jueves: De los santos, gloriosos e ilustres Apóstoles, de nuestro Padre entre los santos, Nicolás, arzobispo de Mera en Licia,

O, el Sábado: De los Santos, gloriosos e ilustres Apóstoles, de los santos, gloriosos y victoriosos Mártires, de nuestros Padres santos y teóforos,

Y todos los días: de nuestro santo padre Juan Crisóstomo, arzobispo de Constantinopla, y de san N.. (el patrón de la Iglesia). De los santos y justos antepasados de Dios, Joaquín y Ana, de san N.., de quien celebramos la fiesta y de todos los santos, tenga piedad y nos salve porque es bueno y amigo de los hombres.

C Amén.

Los fieles besan la cruz y toman el pan bendito, llamado antídoro. El sacerdote entra después en el santuario, se cierra la cortina y se cierran las puertas reales.

Si el sacerdote celebra sin diácono va a la mesa de preparación donde, después de haber leído la oración de la consumición de los santos Dones, los consume. Después vierte en el cáliz vino y agua con los que enjuaga las paredes del cáliz y lo consume todo. Ha de tener cuidado en que no quede nada en el cáliz, que seca con cuidado.

Después, el sacerdote y el diácono depositan sus ornamentos litúrgicos y leen las cinco oraciones de después de la comunión, y terminan por las oraciones siguientes:

Cántico de Simeón

Ahora, Señor, dejas ir en paz a tu servidor, según tu palabra, porque mis ojos han visto tu salvación, la que has preparado delante de todas las naciones, luz para iluminar a las naciones y gloria de tu pueblo, Israel.

Trisagion

Oh Dios Santo, que reposas en el Santuario, celebrado por la voz tres veces santa de los Serafines, glorificado por los Querubines, y adorado por todas las Potencias celestes. Tú, que de la nada has llevado todo al ser, que has creado al hombre a tu imagen y semejanza, y lo has ornado de todos los dones de tu gracia; Tú, que concedes sabiduría y razón a aquel que las pide y no desprecias al pecador, estableciendo la penitencia como vía de salvación; Tú, que nos has vuelto dignos, humildes e indignos servidores tuyos, de mantenernos, en este momento, ante la gloria de tu santo altar y de aportarte la adoración y la alabanza que te es debida; Tú mismo, Maestro, recibe también de nuestros labios pecadores el himno tres veces santo y visítanos en tu bondad; perdónanos toda falta voluntaria e involuntaria, santifica nuestras almas y nuestros cuerpos y concédenos servirte en santidad todos los días de nuestra vida, por la intercesión de la santa Madre de Dios y de todos los santos que desde el principio de los siglos te han sido agradables.

Porque eres santo, oh Dios nuestro, y te glorificamos, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre, venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo; nuestro pan de este día dánosle hoy y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos sometas a la tentación, mas líbranos del maligno.

Porque a Ti pertenecen el reino, el poder y la gloria, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

Tropario de san Juan Crisóstomo

De tu boca, como una llama, ha brotado la gracia y el universo ha sido iluminado, has descubierto al mundo los tesoros del desinterés, nos has mostrado la grandeza de la humildad. Instrúyenos con tus palabras, oh Juan Crisóstomo, nuestro padre intercede cerca del Verbo, Cristo‑Dios, para que nuestras almas sean salvadas.

-Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

Contaquion de san Juan Crisóstomo

Has recibido de los cielos la gracia divina y de tus labios todo nosotros aprendemos a adorar al Dios uno en la Trinidad, oh Juan Crisóstomo, santo bienaventurado. Te alabamos con dignidad, porque no cesas de enseñarnos, iluminando para nosotros las cosas divinas.

-Ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Protectora decidida de los cristianos, mediadora sin desfallecimiento ante el Creador, no desdeñes la voz suplicante do los pecadores, sino que, en tu bondad, no tardes en socorrernos, a nosotros que te invocamos con fe: sé pronta en tu intercesión y solicita en tu oración, oh Madre de Dios, socorro constante de los que te honran.

Senor, ten piedad (12 veces)

Tú, más venerable que los querubines e incomparablemente más gloriosa que los serafines, Quien, sin mancha, engendraste a Dios, el Verbo, a Ti, verdaderamente Madre de Dios, te exaltamos.

Padre, da tu bendición.

S Por las oraciones de nuestros santos Padres, Señor Jesús‑Cristo, nuestro Dios, ten piedad de nosotros. Amén.

Habiéndose lavado las manos el sacerdote y el diácono hacen tres inclinaciones ante el altar, al que besan.

[1] El Sábado de Lázaro, el Sábado Santo, durante la semana de Pascua, en Pentecostés, en Navidad y en la Epifanía, el Trisagion se reemplaza por el himno: “Vosotros que habéis sido bautizados en Cristo, habéis sido revestidos de Cristo, Aleluya”. En la Exaltación de la Santa Cruz y en el Domingo de la Santa Cruz, por el himno: “Ante tu Cruz nos prosternamos, oh Maestro, y glorificamos tu santa Resurrección”

[2] El nombre de la segunda parte de la Liturgia viene de que está centrada en la celebración del Misterio Eucarístico: es al comulgar al Cuerpo y Sangre de Cristo que los fieles actualizan la Iglesia en un lugar concreto.

[3] Una variante posible es: Tus dones, que tomamos de entre Tus dones, te los ofrecemos en todo y por todo

© 2005, Padre Diácono José Santos

CHRIST: LA NORME DE TOUTES LES PERSONNES – L’ORTHODOXIE DANS LE COEUR DES AMÉRICAINS NATIFS – French

http://usaofmyheart.wordpress.com

http://nativeamericansmetorthodoxy.wordpress.com

http://americaofmyheart.woordpress.com

USA OF MY HEART

NATIVE AMERICANS MET ORTHODOXY

AMERICA OF MY HEART

f8089a67ec3b7e2edc207c4184b5d7cb

giatior80d2-3

Christ: La Norme de toutes les personnes

╰⊰¸¸.•¨*

L’Orthodoxie dans le coeur des Américains Natifs

SAINT BRENDAN THE VOYAGER & NAVIGATOR FROM IRELAND TO NORTH AMERICA (CANADA) (+578) & TIM SEVERIN – VIDEO

http://smileofireland.blogspot.com

http://canadaofmyheart.wordpress.com

http://irelandandbritishisles.wordpress.com

http://greatbritainofmyheart.wordpress.com

http://irelandofmyheart.wordpress.com

http://linksjourney.wordpress.com

LINKS JOURNEY

IRELAND & BRITISH ISLES OF MY HEART

SMILE OF IRELAND

03c9ec791b17ab66d6f7101e7f6a4c22.jpg

8978578_orig
St. Brendan and his disciples letting the Spirit blow them to their place of resurrection

Saint Brendan the Navigator

from Ireland to North America (+578)

“They that go down to the sea in ships, that do business in great waters;
These see the works of the Lord, and his wonders in the deep.”

Psalm 107:23-24

DSCF8333
An early Christian Cross at Saint Brendan’s well
Brendan_Route
St Brendan’s Voyage from Ireland to America (+578)

St Brendan the Navigator

St Brendan, The Navigator was born in Fenit Co. Kerry in 484. Educated by Bishop Erc in Kerry, set his skills to developing his knowledge to the art of ship building and the rules of the seas around Fenit Island. Building a simple boat made out of wood and leather, St Brendan set sail and discovered America in search of the Promised Land of the Saints. His journey and adventures were outlined in his journal the Navigatio Sancti Brendani which even inspired the Great Christopher Columbus himself on his voyage of discovery many years later.

60096-p1

brendantop2

IMG_0150
Fenit lighthouse Kerry Ireland – St. Brendan the Navigator Statue, Fenit

SAINT BRENDAN THE NAVIGATOR

Our father among the saints Brendan was born about 484 AD to an Irish family near the present city of Tralee, County Kerry, Ireland. At a very young age he began his education in the priesthood and studied under St. Ita at Killeedy. Later he completed his studies under St. Erc, who ordained him in 512 AD.
During the next twenty years of his life, St. Brendan sailed all around the Islands surrounding Erie (Ireland), spreading the word of God and founding monastery after monastery. The most notable of these is Clonfert in Galway, which he founded around 557 AD, and which lasted well into the 1600s. St. Brendan died around 578 AD and his feast day is marked on May 16th.

Brendan’s first voyage took him to the Arran Islands, where he founded a monastery, and to many other islands which he only visited, including Hynba Island off Scotland, where he is said to have met Columcille (Columba). On this voyage he also traveled to Wales, and finally to Brittany, on the northern coast of France.

The event that St. Brendan is most celebrated for, however, is his voyage to the “Land of Promise”. Sometime in his early journeys, St. Brendan heard from another monk the story of a land far to the west, which the Irish claimed was a land of plenty.

He and a small group of monks including, possibly, St. Machutus, fasted for forty days, then set sail for this land in order to investigate and ‘convert’ the inhabitants. Altogether the journey took seven years.

In the ninth century, an Irish monk wrote an account of the voyage in the Navigatio Sancti Brendani (Voyage of St. Brendan). This book remained popular throughout the entire Middle Ages, and made Brendan famous as a voyager.

The account is characterized by a great deal of literary license and contains references to hell where “great demons threw down lumps of fiery slag from an island with rivers of gold fire” and “great crystal pillars”. Many now believe these to be references to the volcanic activity around Iceland, and to icebergs.

Upon reaching their destination, they engaged a guide who took them around the land. They went inland but were prevented from going further by a great river. Soon after this, St. Brendan, and the remainder of his colleagues sailed back to Ireland. Only a few survived the journey.

In modern times the story was dismissed as pure fabrication, but in the 1970′s a man named Tim Severin became fascinated with the story and decided to replicate St. Brendan’s journey. Severin built a boat made of hides tanned with oak bark just like the one described in the ancient text. The hides were sewn together over a bent frame of ash wood and the seams were sealed with animal fat and grease. With a group of volunteers he set sail for America and made his way to Newfoundland. His journey is covered in “The Brendan Voyage: Across the Atlantic in a Leather Boat”.

ts_tim_severin

Tim Severin

The Brendan Voyage (1976–1977)

It is theorized by some scholars, that the Latin texts of Navigatio Sancti Brendani Abbatis (The Voyage of St. Brendan the Abbot) dating back to at least 800 AD tell the story of Brendan’s (c. 489–583) seven-year voyage across the Atlantic Ocean to a new land and his return. Convinced that the “Navigatio Sancti Brendani Abbatis (The Voyage of St. Brendan the Abbot)” was based in historical truth, in 1976 Severin built a replica of Brendan’s currach. Handcrafted using traditional tools, the 36-foot (11 m), two masted boat was built of Irish ash and oak, hand-lashed together with nearly two miles (3 km) of leather thong, wrapped with 49 traditionally tanned ox hides, and sealed with wool grease.

Between May 1976 and June 1977, Severin and his crew sailed the Brendan 4,500 miles (7,200 km) from Ireland to Peckford Island, Newfoundland, stopping at the Hebrides and Iceland en route. He considered that his recreation of the voyage helped to identify the bases for many of the legendary elements of the story: the “Island of Sheep”, the “Paradise of Birds”, “pillars of crystal”, “mountains that hurled rocks at voyagers”, and the “Promised Land”. Severin’s account of the expedition, The Brendan Voyage, became an international best seller, translated into 16 languages.

The boat is now featured at the Craggaunowen open-air museum in County Clare, Ireland.

Source: Wikipedia

the-brendan-boat-1

DSCN1947map
St Brendan’s Voyage on 1976-1977 by Tim Severin
brendan-tim-severin
Tim Severin’s coracle in which he sailed the Atlantic in the late 1970’s, from Ireland to North America

20110517_Ireland_038081LOe75LHgL._SL1500_


41VrxA9SzfL._SX311_BO1,204,203,200_

brendan2

brendan_mass_on_whale
St. Brendan’s Divide Liturgy on a whale
brendan-aardfert
Ardvert where St. Brendan was baptized by Bishop St. Erc
DIGITAL CAMERA
Ardvert where St. Brendan was baptized by Bishop St. Erc
ardfert-abbey
Ardvert where St. Brendan was baptized by Bishop St. Erc
APP16s
Ardvert where St. Brendan was baptized by Bishop St. Erc
3 Tubrid
St Ita’s well Tobar na Molt where St. Brendan have been baptized by Bishop St. Erc
st-ias-well-tobar
St Ita’s well Tobar na Molt where St. Brendan have been baptized by Bishop St. Erc
St-Brendans-Well-Valentia-Island-Kerry
St. Brendan’s Well on Valentia Island, near Skellig Michael. St. Brendan baptized two people there.
brendan-whale-colored-manuscript
St. Brendan and crew celebrate Easter on a whale.
brendan-annaghdown-brig
Annaghdown where St. Brendan’s sister, Brig was Abbess
brendan-clonfert_door_romanesque
Romanesque arch over doorway of 12th c. St. Brendan’s Cathedral at Clonfert. Built over the place where Brendan was buried.

images

Brendan_Voyager

Brendan-1

aast_brendan_from_come_and_see_icons

iconexhib-2

brendan

the_voyage_of_st__brendan_the_navigator_by_codyvburkett-d5n1jke

6a01156faec925970c01a3fcd4c51e970b-800wi

saint_brendan

BrendanIcon1-1

St Brendan's Well, Valentia, 001L

ef9ede48a9f47ce089027d14e62a137f

tt_394552_st.-brendan

brendanireland1

Source:

ORTHODOXY